Bicicleta

La bicicleta es una buena consejera. Nos enseña que hay caminos que suben y caminos que bajan. Que los caminos, además, tienen acotamientos, paradas, y que igual sirven para el camino que sube como para el camino que baja. También nos enseñan que hay piedras en el camino: algunas grandes, filosas, otras pequeñas, aparentemente inofensivas, piedras útiles y piedras inútiles, piedras con las que nosotros podríamos golpearle la cabeza a alguien, de pasar por encima de ellas, o piedras que bien nos podrían golpear a nosotros la cabeza, por descuido de otro conductor. Nos enseña la bicicleta también que hay caminos con bello paisaje, con árboles y pájaros, sin un solo bache, y otros escarpados, solitarios, más bien como dejados por la mano de Dios, y que si bien el camino normalmente nos elige a nosotros, somos nosotros los que decidimos recorrerlo o no. Algo muy importante es que también la bicicleta nos enseña que así sean caminos que suben o bajen uno tiene que detenerse a descansar un poco, mirar el paisaje o el cielo, respirar hondamente, y no intentar recorrer todo el trayecto de una sola pedaleada, porque el corazón se nos rompe o se nos quiebra la espalda. Aparte de una buena consejera, la bicicleta es una entrañable amiga, nada más que para entender su lenguaje de ruedas no hay que bajarse de ella.

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Bicicleta”

bicicleta: nada mas ni nada menos, la vida.
Nuestra opción, decidir caminos y acciones a seguir.

Comentarios