Blackberry

No tengo un blackberry, y no podría decir que envidio a quienes tienen uno. Pocos saben –o niegan- el peligro que esto –tener un blackberry- significa, sobre todo si está conectado a facebook, twitter, y puedes de paso navegar horas largas en internet. Todo esto es lo de menos. Lo demás –me doy cuenta- es cuando los otros saben que tienes un blackberry conectado a internet, con bandeja para emails, y no reciben contestación más o menos inmediata al mensaje que te han recién enviado. No podría estar en los zapatos ni del que recibe el mensaje, que sabe que el remitente sabe que ya lo has visto –a menos que sea entrada la madrugada-, ni del remitente, que está seguro que el destinatario lo ha leído y, pasadas dos o tres horas, tiene la certeza de que no quiere contestarle, y te está literalmente dando la espalda. Yo, que cada día soy más poco sociable, no podría vivir así. Nadie me creerá si digo que en Nueva Zelanda he llegado ya a la determinación de no contestar ni el teléfono fijo. Preferí mejor pagar el servicio de mensajes para que aquellos que desean contactarme dejen un mensaje, su recado y su teléfono. Ya les volveré la llamada, si no tengo más remedio. El asunto con el email me fascina porque uno puede simplemente decir: no lo recibí. Me está fallando mi servidor. Etcétera. Y no hay Dios que pueda rebatirlo. Pero con el blackberry la cosa se complica, porque aquel tiene otra arma: coger su propio blackberry y llamar para decir que acaba de enviarte un mensaje o un email y no has recibido respuesta, que qué pasa. Yo viviría helado, patizambo, siempre en la cuerda floja, y el solo hecho de pensar que alguien me hablará para reclamarme me hace –no se me tome a broma- enmudecer.

Escribe un comentario en este artículo

3 comentarios en “Blackberry”

Muy buen punto de vista hermano, pero en ocasiones solo hay q leer y meditar, pensar distinto es no entender mas del ser humano saludos y abrazos t envio x separado fotos de mi maestria derecho constitutional y amparo y de emiliano primeros dias de maternal

Roger… desgraciadamente, aunque no lo sepas… también el recibir un correo genera una confirmación con el día, hora, minuto y segundo en que abriste el correo. Es cuestión de que quien lo mande ponga la opción de “Regresar Recibo”… y ahí si con los pelos de la burra te dirán a que hora lo estabas abriendo… del celular puedes decir no lo escuche, no hay señal, no lo traía, estaba en el baño, esta fallando… Hay más opciones pues, jajaja…
No entiendo, eres mas sociable pero ahora no contestas ¿ni el teléfono? amigo no tema, los “de la universidad” acá los tenemos guardados jaja…

Es tu punto de vista y lo respeto, pero para mi se me hace muy necesario, tener en linea mi e-mail en mi Smartphone (Blackberry es solo una marca de Smarphone). Me ha salvado de muchas, poder reenviar informes o enviar fotos al momento. Viva la tecnologia !!!!!

Comentarios