Campo minado

En México solemos confundir hombres con instituciones. Nos olvidamos fácilmente de que los primeros son volátiles y las segundas, imperecederas. Solemos agradecer a los hombres (a un solo rostro, a una sola firma) lo que en realidad habría que agradecerle a la institución (al interés público, al rostro colectivo). Y así como los que somos rostro colectivo solemos confundir hombres con instituciones, así también los que son hombres se suelen confundir con la institución. Un buen día se levantan olvidando, por ejemplo, que son volátiles y no imperecederos, y entonces todo lo que hacen no lo ven como un servicio sino como un favor, un favor que tendrá que ser pagado –la mayoría de las veces- con subordinación. Por eso, confundir hombres con instituciones es la manera más eficaz de crear tiranos, déspotas o sátrapas. Y teniendo tiranos, déspotas o sátrapas nadie espere –ni en ésta ni en aquella institución – una vida mejor.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Campo minado”

franz marquez garcia 11 septiembre ,2009 a las 8:35 am

es cierto que la mayoria de personas confundimos a las personas con las instituciones y que tambien esto proboca un retraso economico en el pais, pero cual es el origen de esto? desde donde inicia el camino de el absolutismo y la tirania? quien la forja en realidad?? seguira siendo asi?

Comentarios