Daniel Sada, in memoriam

La última vez, curiosamente, que vi a Daniel Sada fue (¿en El péndulo o en El Sótano, Gilma Luque?) en diciembre pasado. Me senté con él, que estaba solo comiéndose una hamburguesa, y le pregunté cómo estaba. Me dijo “más o menos” y me habló del riñón. Ya no quise preguntarle más porque yo prefiero no preguntar sobre enfermedades, pero ahí recordamos cuando fue a Colima invitado por mí a presentar Albedrío, editada precisamente por Tusquets, y cuando fuimos al volcán y luego a la mar, y nos reímos a carcajadas con la anécdota de su amigo El gallo, que publiqué en mi libro Caída libre, historia que le dediqué y publicaré de nuevo como un sentido homenaje porque fue gracias a él y a Pedro Ángel Palou que ese libro fue publicado en la extinta Editorial Colibrí de Sandro Cohen, quienes no me dejarán mentir. Y ya no sigo no sólo porque no acaberé nunca sino, sobre todo, porque ahorita sobran las palabras. Descansa en paz, Daniel.

Escribe un comentario en este artículo

5 comentarios en “Daniel Sada, in memoriam”

No sabes cómo me duele en el alma esta muerte. Me he pasado toda la noche en una nube demasiado gris. Abrazo!

Estimado Rogelio: Me siento mal al conocer que nuestro maestro en las letras mexicanas Daniel Sada, se fue de este plano. Sólo me queda guardar silencio.

Estimado Rogelio:
Leo con profundo pesar la pérdida de tan entrañable maestro. Que su recuerde se haga vivo en nuestra escritura.

Es una gran pérdida para las letras mexicanas y universales.
Ahora…¿por qué no nos cuentas la anécdota de El gallo? Me quedé picada…
Cariños taoseños…

Miguel Ángel Priego 19 noviembre ,2011 a las 1:27 pm

Vaya el país perdió a un gran hombre de letras, iniciaba su madurez en la vida como en las como en la escritura. Desgraciadamente en Zacatecas no se le valoró como debía. Descanse en Paz Daniel

Comentarios