Diario de College Station/I

Una ciudad nueva nos renueva. Su historia nueva nos da una nueva historia. Somos otros, con otra historia, apenas caminar la Texas Avenue de punta a punta, perdernos en los pasadizos de la universidad, bordear corriendo el Wolf Pen Creek Park una mañana de repentina lluvia.  Cualquier cosa que digamos de nosotros es verdadera. ¿O quién nos refutaría que somos agentes secretos, o ingenieros, o grandes poetas en dos volúmenes, o simplemente un indocumentado que viene huyendo de su negro porvenir?  Pero también nos miente la ciudad: nosotros la escuchamos decir cosas que nadie más sabía. En nuestro cuerpo sus calles se pueblan de otros fantasmas . ¿Quién podría refutar que sigue siendo nuestro lo que no hace mucho nos negaron? Bastaría con que miráramos hacia nuestro pasado para, sorpresivamente, comprobarlo. Estoy en Texas, eso es lo único cierto: y así comienza esta historia.

 

 

 

Escribe un comentario en este artículo

3 comentarios en “Diario de College Station/I”

¡Yaiii! Me gusta eso. Una ciudad nueva es una página en blanco. Bueno, Taos es una página con muchas pintitas coloridas…
Cariños y que disfrutes tu estancia,
la Te

Hola Rogelio! Disfrute al máximo su estancia, para luego deleitarnos con esos bellos poemas o historias que nos comparte, un abrazo desde la ciudad de la eterna primavera!

He vivido 24 años en una ciudad nueva. Es una experiencia positiva. También me ha tocado visitar ciudades viejas que las mantienen como nuevas siglo tras siglo. Quizás lo que te alienta es lo renovador y el empuje creador que respira la ciudad nueva.

Comentarios