Edad

Pensaba el otro día que con la edad se me iban a acabar las preocupaciones de los hijos. Pensaba, casi ingenuamente, que apenas cumpliera mi hijo veinte y mi hija quince, y yo rayara los cincuenta, tan tan asunto concluido, pero luego de un rato de darle vuelo a la preocupación caí en la cuenta de que cuando los hijos crecen, los problemas también crecen, y seguramente estaré para entonces preocupado no porque se vayan a hacer pipí en los calzones sin avisar sino por si encontraron o no trabajo, y luego por si se casaron con un buen hombre o a una buena mujer, y luego viene el asunto de los nietos, si nacerán completos, quiero decir con los dos ojos, las dos piernas, las dos manos, y si crecerán sanos, porque a quién no le gustaría asegurarse de que los nietos corran con la misma suerte de sus padres, si fue buena, o no la corran, si mala fue, y mientras todo esto pensaba me di cuenta otra vez que por pensar tanto me perdí la posibilidad de ver a esas mujeres hermosas que pasaron y esuchar a esos pájaros que cantaron, y que es así, pensando en el pasado o en el futuro, como se nos va en vida lo único real que tenemos en las manos: este día.

AFmedios

Escribe un comentario en este artículo

5 comentarios en “Edad”

Buena reflexión. Cierta y dolorosa.

Gloria Angélica Ramírez 18 septiembre ,2010 a las 1:30 pm

Hola, soy Gloria, no sé si recuerde quien soy, le agradezco mucho que me mande sus obras, sus alvuelos, sus minificciones o como la crítica seria de Perucho quiera llamarlo.

Aún no he recibido noticias de donde se venden sus más recientes obras (Exilio y Cruce de vías) espero pronto tener noticias de donde las puede adquirir aquí en la Ciudad de México.

En lo que respecta a su obra “Edad” sólo tengo una pequeña, y es más hasta inútil, crítica, no encuentro la magia que ha tenido en otras minificciones en las que se relatan breves escenas de relaciones familiares; recuerdo “Olas que trascienden” donde el final dejaba a la imaginaión mil posibilidades, en ésta siento angustia, sin posibilidad de que el final vuelve en mi imaginación.

De antemano y siempre le agradeceré la inspiración para la investigación literaria y el deliete de la lectura de minicuentos. Me despido esperando tener más noticias suyas.

Gloria Ramírez

AMANDO HERNANDEZ GOMEZ 20 septiembre ,2010 a las 5:49 pm

Estimado Sr. Guedea, gracias por enviarme sus articulos, con el simple hecho de su apellido, me basta y sobra, por eso mi opinion, no tiene razon, soy un simple lector de todo lo que usted escribe. saludos desde nuestra tierra.

Acabo de encontrar este sitio y me enamoré. Es tan cierto lo que aqui narra, nunca dejamos de preocuparnos del antes y el después, y el ahora se nos va lentamente de las manos. Saludos y espero recibir sus alvuelos en mi correo. Siga como hasta ahora. y ojalá en las vueltas de la vida, pueda conocerlo personalmente.

Hola Dr. Roguelio me gustaría saber si va a publicar algún tema sobre el Crimen de los Tepames que me encantaría

Comentarios