Ejercer la crítica

El otro día me preguntaba por qué el pensamiento crítico, sobre todo en las sociedades en crisis, es tan incómodo pero al mismo tiempo tan irrenunciable, y entonces caí en la cuenta de que es como esa lancha que, recta en trayecto y a una gran velocidad, parte las aguas del mar hacia un lado y hacia otro, y, más que congregarlas, las disgrega en su parecer o perspectiva, tal como se contrapuntean las opiniones del público y su crítico, que, también como las aguas del mar, ve cómo la audiencia se hace hacia un lado (cuando están de acuerdo) o hacia el otro (cuando están desacuerdo), de ahí que el ejercicio de la crítica no sólo nos confirme esta idea de que lo que no se mueve no avanza, sino que además nos ofrece la certeza de que, como la lancha en el mar, el pensamiento crítico va siempre hacia adelante y gracias al cual sólo podemos evolucionar, como en las discusiones de los que realmente se aman, contrariándonos.

Ecos de la Costa /AFmedios


Escribe un comentario en este artículo

7 comentarios en “Ejercer la crítica”

Si no somos capaces de hacer una crítica (constructiva o no), luego entonces, no somos capaces de pensar, nos convertimos en entes sin capacidad de análisis, es por ello que las nuevas ideas, se construyen por aquél que es capaz de discernir.

Así es. Yo creo que es precisamente en los periodos de crisis cuando resulta necesario estar informados, reflexionar y expresar nuestro punto de vista. Es la diferencia lo que genera cambio y transformación. Son las perturbaciones las que generan avances.

Alaric Gutiérrez 19 marzo ,2011 a las 3:54 am

La crítica es fundamental, y no es el modo sino la forma. Charlie Chaplin solía decir que todo se le puede decir a una persona, siempre y cuando se le haga reír. Vivimos en una cultura maniquea debido a nuestra herencia española del catolicismo como forma de control y como estilo de vida. La historia del bien y del mal, del cielo y del infierno. O estás conmigo o contra mí, o es blanco o es negro. No hay términos medios, no hay crítica fría y profesional que nos ayude a equilibrar la balanza.
Un deportista, por ejemplo, será lo máximo con muy poco, y será lo peor si viene precedido de fama y falla a la hora de la verdad (el sólo hecho de intuír esto puede predisponer a cualquiera). Un periodista, otro ejemplo, será un vendido entreguista, o un radical anarquista; y aún cuando él o élla no fuese de ninguna manera, la gente le percibirá de uno u otro modo. Más aún es el hecho de que en verdad hay periodistas y demás personas que creen y sienten deben comportarse de tal o cual manera. Que de ellos nos libre Dios (frase irónica, -aunque no habría que malinterpretar las religiones con la existencia de un Dios-).
Los necios siempre están en los extremos.
La crítica es fundamental para la salud mental de los pueblos, para el equilibrio y la justicia social, para la democracia. La crítica es el sinónimo de la educación, los parámetros que rigen a los pueblos.
Me gusta la manera en la que escribes y el manejo de las ideas, saludos.

Alaric Gutiérrez 19 marzo ,2011 a las 12:17 pm

Perdón, no edité mi comentario correctamente antes de publicarlo. Al inicio sobre la frase de Chaplin quise decir no es el fondo, sino la forma (no es el fondo porque ¿qué es la verdad? ¿quién puede decir que conoce todas las respuestas?). Sobre el comentario irónico agregaría la palabra “posible”. -aunque no habría que malinterpretar las religiones con la POSIBLE existencia de un Dios-.
Acepto cualquier crítica a mi escritura.

Así es. La crítica divide a los que están de acuerdo con el crítico y a los que están en desacuerdo; pero hace falta considerar la crítica en situaciones como éstas:

1. Entre el crítico y el criticado
2. La crítica que evalúa contraponiendo méritos y deméritos en el trabajo del criticado, y la reacción (ojalá que agradecida) del criticado.
3. La crítica que sólo critica; y la que sólo alaba.

Claro, el espacio es demasiado corto; pero hay espacios aprovechables aunque sean cortos.

Javier

Será cierto que los hablantes del español en el continente americano no estamos acostumbrados a la crítica para crecer como sociedad. ¿Hay suficientes evidencias para afirmar que hay culturas que a través de la crítica progresan (¿hacia dónde?)? ¡Qué difícil, en todos los tiempos tomar lo necesario de la crítica para mejorar!
Estoy convencida de que la educación formal es un magnífico espacio para ayudar a ejercer la crítica equilibrada, con base en argumentos sólidos, sin embargo, nos preocupamos mucho por las calificaciones, acreditaciones, competencias y demás que no hay tiempo suficiente de reflexionar en torno a una situación más que unos minutos, si acaso.

María Dolores

Bienvenidas las críticas y las discusiones, el saldo es positivo siempre y quien no lo aprovecha para crecer en experiencia pierde una preciosa oportunidad.
Un abrazo uruguayísimo,
Eliza

Comentarios