El corazón y la izquierda

Lo supe el otro día por mera casualidad, mientras buscaba qué hacer para remediar la atrosis que afecta al dedo gordo de mi pie derecho. Llega uno a ciertas verdades por vías insospechadas, como llega uno al amor o a la muerte, que siempre fragua a nuestras espaldas. Nadie me lo dijo, yo mismo lo leí: la mitad derecha del corazón abastece la circulación menor del cuerpo, mientras que la izquierda se encarga de la mayor. Entonces pensé: ¿es más comunista el corazón que capitalista? ¿predomina en él su espíritu social? No podemos, eso sí, matar al capitalismo. Tal vez a sus próceres, pero no al ser utilitarista que, en mayor o menor medida, nos habita a todos. Porque si muriera el capitalismo, moriría una parte de nuestro corazón, el que abastece la circulación menor del cuerpo. Que no muera, mejor. Tal vez, considerando esto, debemos reactivar más la vocación humanista de nuestros sistemas políticos, económicos, etc., considerando la función tan noble que lleva a cabo el miocardio en nuestro cuerpo, que, dicho sea de paso, podría representar un país, un continente, un planeta o nuestra propia casa.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios