Libros que vuelven

Me dieron a corregir un libro que escribí hace ya algunos años y que, por alguna  extraña razón, no saldría hasta ahora. Me dijeron que lo revisara detenidamente por si había un cambio antes de mandarlo a la imprenta. Entonces fui y empecé a leerlo. Desde el principio me di cuenta que no era yo el que estaba detrás de tales palabras. Como me pidieron sólo hacer cambios pequeños para evitar tener que mover toda la tipografía, me quedé impávido al darme cuenta de que eso que tenía frente a mí necesitaba ser reemplazado completamente. De pronto no supe si yo era el que me había transformado o era el propio libro al que le habían crecido otros caminos y raíces. Con lo que me habían pagado, no podía echarme hacia atrás, aunque estuve tentado. Lo cerré de súbito y decidí no volver a él jamás. Le mandé un mensaje breve al editor en el que le decía una sola palabra: imprimatur. Recordé, entonces, todo el día aquella frase de Alfonso Reyes en la que aseguraba, no sin razón, que a nuestros libros, si no queremos que terminen en el olvido, mejor es abandonarlos a su propia suerte.

Escribe un comentario en este artículo

5 comentarios en “Libros que vuelven”

Javier C Bravo Magaña 17 octubre ,2011 a las 10:33 am

Estoy de acuerdo. ¿Se puede saber qué libro es y de qué tema se trata?

Javier

El escribir algo tiempo atrás, y luego volver a leerlo tal vez nos hace pensar si hemos crecido o no, usted que opina?

¡Felicidades!, eso significa que creces y evolucionas, imagina que triste sería si volvemos la vista atrás y nos damos cuenta que estamos igual, entonces nos preguntaríamos; ¿dónde quedaron las experiencias, las enseñanzas, las vivencias?.

¡Felicidades! Un libro que se publica, no importa cuándo se haya escrito, es motivo de alegría siempre. Y qué bueno que no lo cambiaste. Los libros tienen vida propia y reflejan lo que somos en el momento de escribirlos. ¿Cuál es el título y dónde lo podemos comprar?

¡Qué buena decisión! Viene a mi mente cuando se lanza la pregunta al aire ,a qué etapa de tu vida te gustaría volver? Siempre contesté que a ninguna, me gusta mi etapa actual, no añoro ninguna.Las experiencias se viven en su momento, de nada sirve querer cambiarlos ahora, ya que el resultado de la enseñanza que nos dio, también cambiaría y no hubiésemos aprendido la lección.
Lo que nos tocó vivir en su momento que nadie lo toque. Ahí se queda. Saludos.

Comentarios