Los Diarios de Tolstoi y las drogas en México

Mientras leía los Diarios de Tolstoi, de quien nunca pensé que fuera mi contemporáneo, me detuve en una frase que escuchamos todos los días y que, por tal motivo, nos parece inoperante, cuando no lo es. La frase dice: “examina cada objeto desde todos los ángulos”. Esta frase estaba dentro de su apartado titulado Reglas para el desarrollo de la reflexión.
La leí y de inmediato cogí una pluma y esbocé en mi libretita de notas una figura irregular, en cuyos lados puse un ojo. Me coloqué en la posición de cada ojo y, efectivamente, la figura era distinta desde cada ángulo, con lo cual entendí que el mundo habría sido visto de diferente manera por aquel que la viera desde el otro extremo o, para no ir tan lejos, desde la posición contigua.
Pensaba, entonces, ayudado por Tolstoi, que si no le hubiera dado la vuelta completa a la figura irregular (como irregular es la vida, o el amor, o el cuerpo mismo), entonces sólo habría tenido una mirada parcial y, en contraste, equivocada del objeto. Esto es lo que pasa, pensé entonces, con el problema de las drogas en México, por ejemplo. La guerra del gobierno está situada solamente en el ojo que mira lo correspondiente al tráfico de estupefacientes, pero le ha hecho mucha falta recorrer el objeto para darse cuenta que las mismas acciones requieren otros ángulos, como el que padecen los consumidores, y luego las familias de estos consumidores, y después las familias cercanas a las familias de consumidores, y después las familias de los sicarios, y las familias cercanas a las familias de los sicarios, y así.
Mientras el gobierno no cargue en hombros su ojo y mire el problema desde todos los ángulos, y actúe en consecuencia, pensaba ayudado por Tolstoi, se seguirá yendo a ningún lado. Pero volviendo a Tolstoi, decía que algo hay en sus Diarios que me parece irrenunciable, y tal vez sea esa forma en que se sitúa en la vida (y la vive y sufre y reflexiona), y no tanto en lo puramente literario, aunque también lo puramente literario sea, como se sabe, la vida.

Periódico Ecos de la Costa / AFmedios

Escribe un comentario en este artículo

6 comentarios en “Los Diarios de Tolstoi y las drogas en México”

El problema del gobierno mexicano, es que es ciego por eso camina a tientas guiado por el olor de sus eses.

Y con sus heces.

Francisco Navarro 29 abril ,2011 a las 5:16 pm

¿La frase de Tolstoi también tiene que ver con la figura que haces con tus manos?

Pues yo creo que el gobierno tiene mirada amplia. Posee ojos en muchos de sus rincones; dificilmente sucede un hecho imperceptible a su visión. Sin embargo, intenta hacernos creer que hay hechos, personajes y circunstancias intangibles, invisibles y a veces hasta inexistentes.
De verdad piensas que no se posiciona desde otros ángulos?

Hola Rogelio. Como bien dice Tolstoy, hay que ver desde diferentes àngulos.
El problema aquì, es un conjunto de situaciones que hacen muy difìcil el combate de un grave problema. Creo que serìa conveniente que nosotros, las personas, la sociedad misma, se mirara a si misma como parte del mismo, y no como si todo fuera algo en lo que no tuvièramos nada que ver.
Nos urge una reflexiòn global.

con H y sin H las Ss

Comentarios