Mente sana en cuerpo sano

         Platón, el filósofo griego, escribió un libro titulado La República. En él habla sobre la educación que deben tener los niños. Opina que deben ser educados a través de la música y de la gimnasia. Que la música penetrará en su alma, en su mente, y la llevará por el camino del bien, y que la gimnasia fortalecerá su cuerpo y le evitará enfermedades. Dice Platón que primero hay que educar el alma y después el cuerpo, que el alma incluso ayuda al cuerpo a ser bien educado, pues entre el cuerpo y el alma hay una comunicación como la que hay entre una madre y un hijo, dos buenos amigos o una pareja de enamorados. Cuando esta comunicación se interrumpe, entonces es más fácil que se enferme el cuerpo o el alma o ambos. Cuando se piensa en educar a un niño lo mejor es hacerlo en la forma en que lo indica el filósofo griego: empezar por el alma y seguir con el cuerpo porque no puede haber un cuerpo sano en una mente enferma ni una mente sana en un cuerpo enfermo. Los buenos libros son un buen alimento para la mente, lo mismo que la comida nutritiva lo es para el cuerpo. Si uno come comida no nutritiva el cuerpo no tendrá las defensas suficientes al cabo del tiempo y enfermará. Lo mismo sucede con la mente: si no la cultivamos con buenas lecturas, estudio, reflexión y pensamientos esperanzadores, entonces no tendremos la capacidad para poder decidir correctamente entre lo que debe hacerse y no debe hacerse, y será como una de esas plantas que arrancamos de la tierra y colocamos, casi sin pensarlo, a un lado de la acera vacía.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios