Saber ver

Tengo la impresión de que es necesario racionar y discriminar la información que uno recibe durante el día. No sabría explicarlo científicamente, pero casi usando la intuición poética sospecho que intentar procesar toda la información que se genera en facebooks, twitters, medios de comunicación, internet,  fuente de trabajo, etcétera, termina enredándonos los cables de la percepción, perspectiva, ubicación, estado de ánimo. Es, simplemente, demasiada información, y la mayoría de las veces mala. Malas noticias. Tragedias. Entonces pienso: ¿no afectará a cualquier individuo levantarse por la mañana y enterarse de un sentón de que un deslave mató a quince personas en Oaxaca, dos sicarios asesinaron al alcalde de no sé dónde, la crisis económica va en ascenso, el calentamiento global sigue avanzando a pasos agigantados, el problema de la comida empieza a hacer serios estragos, tres curas abusaron de una niña, millones están sin empleo, etcétera? Si bien no habría que darle la espalda a la realidad, ¿por qué entonces habría que enfrentarla si poco o nada podemos hacer más allá de realizar bien nuestro trabajo, no dañar el jardín del vecino, pagar nuestros impuestos, y hacer el bien sin mirar a quien? Me parece que también el término “sociedad informada” tendría entonces que replantearse en un momento en que toda la información que recibimos no sólo pretende avasallarnos a la primera oportunidad sino, sobre todo, meterse en nuestra cabeza y dirigirla. En mi caso, cuando salgo a correr y logro subir hasta la colina, escuchando la algarabía de los pájaros, el viento silbando entreverado en las ramas de los árboles, el cielo y el mar azulísimos, en calma, y veo al hombre alimentando a los borregos, al viejito ejercitándose en la misma dirección que yo, me doy cuenta, de pronto, que existe también otra realidad, tal vez menos real que la virtual pero, por lo menos, eso sí, más esperanzadora. Y yo, como muchos, con eso tengo bastante.

AFmedios

Escribe un comentario en este artículo

6 comentarios en “Saber ver”

es cierto, cuando vemos aquella señora ke se afana por hacer bien su trabajo detras del mostrador de la tortilleria, aquel jardinero podando el cesped, aquella madre de familia orgullosa día a día por recoger a sus niños en la escuela, aquel buen hombre ke busca vendiendo paletas en el jardin llevar unos pesos a su casa… todas aquellas pequeñas cosas que cotidianamente vemos a nuestro alrededor y que pasan así de simples, sin que tengamos el más minimo empacho en contemplarlas… esas pqueñas kosas hacen que pensemos al iwal ke tu… que la realidad es otra y ke es bastante esperansadora más allá de la realidad virual ke día a día nos bombardea sin darnos lugar al albergar una esperanza… yo tmbn kreo en esas pekeñas kosas…

mi poeta contemporáneo,icono mexicano eres un grande ya quedo plasmado para siempre quien eres,mi admiración y respeto para ti. Eres un gran pensador,filosofo,luchador incansable Dios los bendiga siempre…

José Alberto Peregrina Sánchez 9 octubre ,2010 a las 8:42 am

Si pudieramos decir que la verdad es lo que se nos presenta,
estaríamos como bien dices, con muchas verdades, todo dependería del lugar en que te encuentres y la que quieras aceptar; es decir, la que buscas cuando pones un canal tal de radio o televisión; cuando te ubicas en una parte de la esfera de la realidd de tu propia comunidad; al buscar racionalizar tu pensamiento, induciendo tus ideas a campos inexistentes, pero que finalmente tu, o nostoros, las haces realidad; en fin, pensar y vivir la realidad que son tan diferentes, pero tan cercanos, cuando te ubicas al pie de ellas.

El ejemplo más vivo, eres tu Rogelio, vives una realidad, en una sociedad tan cercana a la verdad, porque estas imbuido en su esfera; pero cuando piensas en tus origenes, te ubicas en otra realidad distinta, que preveo con tus argumentos y planteamientos, quisieras que fuera diferente, en las partes que deben ser diferentes, pero que al final miras, pero no dejas pasar, haces los señalamientos que consideras y regresas a aquella otra realidad, en la que ahora estas, para tener tiempo más tarde de volver a mirar a tu terruño: realidad lejana materialmente, pero que forma parte de todo tu ser.

Esto es muy emocionante, porque muchos vivimos en nuestro lugar físicamente, pero viajamos a muchos lugares, para luego traer esas realidades y poder buscar cambiar la nuestra en lo que consideramos hay que hacerlo; pero, también pocas veces sabemos que nuestra propia realidad es tan diferente que otras, y cambiarla, aun cuando dificil, puede llevarnos a verdades sólo personales y no grupales.

Sin embargo, miro, como creo tu lo haces, que nuestra verdad esta hecha de infinidad de verdades y que nuestra realidad tienen un enredo de realidades, que lo importante, como lo mencionas, es poder saber cual es la mejor de las verdades y poder plasmarlas en la realidad, para poder vivir, como bien dices, buscando no terminar enredándonos con nuestros cables de la percepción, perspectiva, ubicación, estado de ánimo.

puedo decir finalmente, que lo importante es decir nuestra verdad o manifestar nuestras verdades, para poder tener las realidad que puedan ser factibles de vivir.

Hasta pronto Rogelio, Que estén los tuyos siempre con bien, y gracias por permitirme este comentario.

hasta pronto.

Solo le puedo decir que leo con ansidad su correo, porque se que me hara setir miuy bien,me eleva el ánimo, y me hace reflexior en ese mundo tanto efervesente de tonterias y cosas ybueno. gracias nuevamente.

ROGELIO, ES UN GRAN GUSTO SABER DE TI POR MEDIO DE ESTAS PUBLICACIONES, QUE ME LLEVAN A VIVIR LO QUE VIVES Y SIENTES, LERLAS POR LAS MAÑANA EN COMPAÑIA DE MI TAZA DE CAFE, SON MOTORES PARA COMENZAR MI JORNADA LABORAL. UN ABRAZO.

ALMA.

Gran reflexion, quiza sea momento de replantearse el término de “sociedad informada” como dices.

Un saludo.

Comentarios