Sabiduría sin fronteras

Me preguntaba el otro día por qué no podemos hablar como hablaban los antiguos. Así, de esa forma sentenciosa, aforística, a través de la cual nos decían profundamente lo que era esto o aquello. Por ejemplo: el hombre débil es tal cosa y saldrá de su debilidad así y asado. O: no podrá nunca ser fuerte por esto y lo otro. Hoy siento que no nos atrevemos a decirlo por temor a que nos echen en cara un rancio relativismo. Nos viene de súbito la idea de que estamos equivocados y que, pronto, alguien nos lo reprochará. Preferimos no sentenciar, sino “dar nuestro punto de vista”. Ya no estamos seguros de nada, como esos enamorados que se debaten entre el sí y el no de su amante. No tenemos la certeza ni siquiera de aquello en lo que realmente creemos. Me preguntaba por qué incluso dudamos de eso que la experiencia y la razón nos han hecho constatar mil veces. La respuesta tal vez la tengan los que vendrán en cien o doscientos años y puedan vernos, desde aquella atalaya, con perspectiva. Dirán: era una pobre sociedad sin fe y, ciertamente, angullida por un remolino de incertidumbres.

 

Escribe un comentario en este artículo

11 comentarios en “Sabiduría sin fronteras”

Yo te sentencio algo: “Todo es relativo, menos el Absoluto”.

Yo creo que nos hemos pasado mucho tiempo identificándonos con nosotros mismos que ya tenemos deseos de identificarnos con alguien más.No es inseguridad, es ignorancia.

querrás decir ya no tenemos deseos de identificarnos con alguien más

Javier C Bravo Magaña 10 octubre ,2011 a las 3:55 pm

Valdría la pena trabajar más esta idea. Hay cabos sueltos que vale la pena atar, por ejemplo lo del relativismo, y la cuestión de la fe, es decir fe ¿en qué?
Javier

Interersante…¡creo que si soltara un aforismo en clases mis alumnos me mirarían con cara de what! Pero voy a intentarlo….

muy interesante tu punto de vista Rogelio, pero ? no influirá también la supuesta educación que se nos dio, esa que es limitada en el decir las cosas como son (al pan pan y al vino….), o, nos hizo olvidar aquella franqueza que rayaba en cinismo?, a veces el lenguaje políticamente correcto daña mas que la forma clara de decir las cosas,legado que perdimos y debería ser interesante recuperar.

En la tierra de los Absolutos todo es Relativo.

La nuestra es una sociedad muy diferente de la clásica griega cuya añoranza creo percibir en tus frases. Allá los que podían opinar eran pocos y esos funcionaban como el ‘demos’ (el resto, mujeres y esclavos no se consideraban como que existieran) y los que constituían ese demos podían gobernar, diferir, discutir.
Creo que en una sociedad de jerarquías verticales como la nuestra no se puede disentir, o casi no se puede. Creo que hay gran temor en cuestionar. No se discuten las ideas porque no se siente que haya mecanismos que protejan a quien quiere pronunciarse.

Sabiduría sin fronteras:
Estimado Rogelio, si verdaderamente nos preocupa expresarnos “de una forma sentenciosa y aforística”; y además, nos preocupa también lo que digan de nosotros las generaciones venideras; yo diría más bien, que lo que nos debe preocupar, no sería lo que digamos; sino más bien lo que hagamos, porque ya alguien dijo hace mucho tiempo: “por sus frutos los reconocerán…”; o bien, “antes”…que cualquier cosa… “hay que trabajar, crear y cumplir”; como tú afortunadamente lo has estado haciendo. Para que de esta forma, “los que vendrán en cien o doscientos años y puedan vernos, desde aquella atalaya, con perspectiva. Dirán: era una… sociedad” trabajadora, creativa y cumplida. O será que ¿no nos hemos enfrentado a los suficientes obstáculos, para descubrirnos a nosotros mismos?, como atinadamente lo señala Antoine de Saint Exupery: “El hombre se descubre asimismo cuando se enfrenta a los obstáculos”. Y en cuanto al relativismo, estoy totalmente de acuerdo con Heráclito, cuando dice: “todo cambia nada permanece”; “No podemos bañarnos dos veces en el mismo río”.
Un abrazo
Erasmo Nava Espíritu

HOLA ROGELIO:SIEMPRE ANDAS POR LA VIDA LLENÁNDOME DE ASOMBROS. ESO SIGNIFICA DOS COSAS: QUE SOS DIFERENTE…Y QUE NO ENVEJECÍ TANTO. TODAVÍA CONSERVO EL ASOMBRO!!!UN ABRAZO FRATERNO DE OTRA QUE HABLA COSAS QUE REVUELVEN LOS AVISPEROS.CARMEN

“Quien con absolutos se acuesta, se levanta mojado de relativos”.

Comentarios