Somos lo que hay

Recuerdo que empecé leyendo guiones para cine por mera curiosidad. Compraba o rentaba la película de la cual tenía el guión, y luego me ponía a verla mientras, simultáneamente, iba siguiendo el guión. Me divertía muchísimo eso. Me detenía en ciertos pasajes para ver dónde el guionista y director hacían los cortes, cómo estructuraban los diálogos, y cómo ambientaban la escenografía, etcétera. De ahí empecé a ver mucho cine latinoamericano y, en especial, mexicano, y así conocí a jóvenes cineastas con los que inicié, con unos más que con otros, un diálogo más que interesante. Esto me sucedió, por ejemplo, con Jorge Michel Grau, quien entonces preparaba el guión para su Ópera Prima Somos lo que hay, película para la cual contribuí con los diálogos. Ésta es la primera vez que me meto en los entresijos de la formación de una película, a cuya filmación no pude ir –aunque ya tenía todo preparado- debido a la pandemia ocasionada por la influencia porcina. De cualquier modo, el ejercicio de imaginar a ciertos personajes hablando con las cadenas de palabras que yo les ponía en la boca, y buscando que lo hicieran tal cual el ser de su propia habla pero sin dejar de pensar en la intención del guionista (en este caso el mismo Michel Grau), ha sido una experiencia única. Hace unos días me escribió Michel Grau, jubiloso, para decirme que Somos lo que hay estará en Cannes compitiendo por el premio Cámara de Oro a la mejor Ópera Prima. Como andaba yo pasando por uno de esos momentos en que la nostalgia apenas te permite respirar, creo que no lo felicité como era debido. Ahora lo hago, desde el sur de la isla sur neozelandesa, deseando que, además, el otro proyecto que traemos entre manos camine con pies de plomo por las calles anchas y ajenas de este diablo mundo.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Somos lo que hay”

La parte en la que la madre narra como los hermanos jugaban a ser un taco y la hermana era la salsa, además de ser casi tan inesperada como la salvación de “la salsa”, fue épicamente hilarante (lo cual es extraño dentro de una película de ese género).

Comentarios