Actores sin coturnos

No sé a qué despeñadero iría a dar una sociedad que tiene a un periódico por juez (Diario de Colima), a un diputado federal por justiciero social (Locho, ahora un Blue Demon, pues) y a un diputado local por filántropo (Nico). A la sociedad, que ve siempre desde la loma, no hay forma de darle gato por liebre: ella sabe perfectamente que aquí los tres actores de la puesta en escena están actuando con los papeles volteados. Esto es: queremos que sean los jueces quienes juzguen, queremos que sean los verdaderos líderes los que prohíben la justicia social y queremos que sean las instituciones de caridad las que nos ponga en una pizarra grande la lista de aquellas personas a las que han beneficiado. Lo otro es como si los perros maullaran, los gatos croaran y los caballos cacaraquearan. No, cada quien debe hacer su respectivo trabajo: el periódico informar no tendenciosamente, el diputado federal legislar, fiscalizar y gestionar pero sin andar recabando firmas en la calle (¡por Dios!) y el diputado local hacer también lo propio, pero sin andarnos diciendo lo generoso que es porque entonces ahí la generosidad la tendríamos que reducir a mero proselitismo (¿qué no saben que la mano izquierda no debe saber lo que hace la derecha?). Nos engañamos si creemos que, a estas alturas, es posible engañar a la sociedad, que ve siempre desde la loma y que no es –hoy menos que nunca- una simple masa amorfa que se mueve hacia un lado o hacia otro según el viento sopla.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Actores sin coturnos”

Víctor Hugo Alarcón 26 marzo ,2010 a las 10:09 pm

Los pueblos tienen los gobiernos que merecen. ¿Qué podemos esperar? Aquí, hay un pueblo que tiene nombre de ganado y el alcalde, efectivamente, huele a ganado, no sé si me explico, pero ya que parafraseaste a Jesucristo, yo también lo haré diciendo: “no puede el árbol malo dar frutos buenos, ni el bueno dar frutos malos”. Vamos, nosotros (sociedad) parimos a nuestros gobernantes.
y sobre el muerto, las coronas pues.

Comentarios