Autopista mata brecha

La Asociación de Productores Unidos por Colima  ha denunciado que la empresa que administra la construcción de la autopista a Guadalajara, Operadora de Autopistas Sayula S.A, bloquearán los accesos a sus propiedades sin compromiso firmado de construir caminos alternos para su libre tránsito. La Asociación de Productores Unidos por Colima ha amenazado, por tanto, con bloquear la autopista de no recibir respuesta a sus reclamos, que también incluyen a Banobras, con quien se tiene contrato concesionario. Por una razón u otra, el conflicto ha ido escalando sin necesidad y sin tener en cuenta que todo problema que pone en riesgo la vida o la propiedad suele terminar en consecuencias lamentables. ¿Cuántas muertes no podemos contar derivadas de conflictos de límites de tierra, sólo en Colima? Las autoridades estatales responsables de resolver una contrariedad de esta naturaleza no deben olvidar que si bien es cierto que la construcción de una autopista deja en la población muchos más beneficios que los que puede dejar el uso de una brecha, ésta construcción afecta de igual modo el bien común (en este caso el de la Asociación de Productores Unidos por Colima) y, por esa sola razón, debe evitar pasar por encima de sus derechos y garantías. Hay que recordar que, como lo advirtió Tomás de Aquino, hay situaciones en los que la ley debe modificarse en algún caso particular porque lo que contribuye al bien común en general puede no hacerlo en una circunstancia concreta. La solución que urge, pues, es que las autoridades estatales y la concesionaria de la autopista resuelvan de inmediato este conflicto y aseguren que los productores amenazados por la construcción de la autopista conserven intacto su derecho de libre acceso a sus propiedades. De otra manera, terminaríamos todos masticando una grave injusticia.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios