Carlos de la Madrid Virgen, doctor honoris causa por la UdeC

Antes de ayer, nuestra máxima casa de estudios otorgó el doctorado honoris causa al ex presidente municipal de Colima y ex gobernador del estado Carlos de la Madrid Virgen, en un acto en el que el rector Eduardo Hernández y el gobernador Mario Anguiano coincidieron en las contribuciones que De la Madrid Virgen hizo para nuestro estado, no sólo en el ámbito político sino, lo que no es menos significativo, académico y cultural, pues recordemos que fue durante su gestión gubernamental que se creó el Instituto Colimense de Cultura, hoy convertido en secretaría. Pero estas contribuciones habrían sido imposibles si no se destacan las virtudes personales de De la Madrid Virgen, muchas de las cuales caracterizaron la administración que presidió de 1991 a 1997, luego de que, en contienda interna, depusiera a una sólida figura del priismo nacional de entonces: Socorro Díaz, aun cuando ésta también fuera bien estimada por el ex presidente Salinas de Gortari. Hernández Nava y Anguiano Moreno coincidieron, pues, en estas virtudes, que yo corroboro: a De la Madrid Virgen lo ha caracterizado su mesura, su sentido de responsabilidad y su probidad, que irritó a muchos, principalmente a Diario de Colima, que, pese a los años, no le ha perdonado a De la Madrid Virgen no haberse dejado corromper, por eso ni siquiera publicó la noticia de este merecido reconocimiento, como lo hizo toda la prensa digital y escrita de Colima, desde Afmedios, ColimaNoticias, ColimaPM hasta Ecos de la Costa, El Noticiero, El Mundo desde Colima y, por supuesto, El Comentario, lo que vuelve a corroborar el periodismo sicarial de este rotativo. Pero a todos estos atributos, yo agregaría algo más: su congruencia, pues luego de haberle dedicado un tiempo significativo a la vida pública y a la política estatal, regresó, sin aspavientos ni delirios de grandeza, a sus quehaceres originarios: la notaría y la academia, que inició en la década de los sesenta. En aquel tiempo, nuestra misma casa de estudios acogió su cátedra en derecho fiscal, administrativo y mercantil y, actualmente, desde 2009, es director de la Facultad de Derecho. Estos atributos, que dibujan el perfil de un hombre de una trayectoria impecable (sobre todo si se le compara con la trayectoria de otros ex gobernadores, ex rectores y ex munícipes), están a la altura del reconocimiento que recibió antier de nuestra alma máter, reconocimiento que enaltece a la persona y, al mismo tiempo, es enaltecido por la misma. Sirva esto, pues, como una llamada a la conciencia de aquellos que se han servido de las instituciones públicas y, luego de ello, las han abandonado, irresponsablemente, a su triste suerte.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios