Caso Universidad de Colima/A la opinión pública

El rectorado de Aguayo López está desarrollando desde hace algún tiempo una campaña mediática de esas que se conocen como “vamos a taparle el ojo al macho, Huicho”. Es una campaña mediática que se cae por sí sola porque carece de un componente fundamental: concepto. Y ya no digo concepto (que eso es mucho pedir), sino ideas. Parece ser que las ideas y la creatividad son arbustillos secos en mi alma máter. Miren ustedes: por un lado, han venido entrevistando a personajes oscuros de la vida pública estatal. Personajes que no han hecho nada loable en la vida, salvo ser polleros o mercachifles (saltimbanquis sería el adjetivo apropiado) de la izquierda latinoamericana. Personajes sin calidad moral en cuya boca han puesto respuestas que el rector Aguayo López (que parece que no tiene respuestas ni ideas propias, ni siquiera ocurrencias) debería dar en persona. Estos personajes que son sombras a las que nadie les cree nada han hablado, como si realmente fueran autoridades sobre el tema, de autonomía universitaria, transparencia, probidad rectoral, cierre de filas institucional, etcétera. Mala estrategia. El lector de a pie, que ha leído las críticas en contra del rectorado de Aguayo López, dirá: ah, estos tontos están haciendo eso para “taparle el ojo al macho, Huicho”. Y entonces, el lector de a pie, que es sumamente inteligente, concluirá: claro, si lo hacen así es porque entonces deben ser ciertas todas las críticas que se le han hecho al rector Aguayo López. Y plac: en la conciencia colectiva (no en los diez o quince afectados) queda ya la imagen del rector Aguayo López como la del hombre corrupto, represor, nepotista y arbitrario que es. Y esa mancha negra como de diesel es casi imposible que se borre de la conciencia colectiva, que parece que olvida pero no olvida nunca nada. Bien, no conformes con eso, la Coordinación de Comunicación Social sacó en días pasados un desplegado firmado prácticamente por todas las cabezas grandes de nuestra alma máter, incluida la firma del responsable de la publicación, mi amigo Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño. No voy a criticar como se merece a mi amigo de la infancia Christian Jorge Torres Ortiz Zermeño porque sé que sólo está haciendo su trabajo. Y no tiene otra opción. No podría yo pensar de otra manera puesto que nunca antes hemos tenido desavenencias o desencuentros, y yo sería el primero en evitarlos. Además, para mí los amigos de la infancia tienen, como la infancia misma, un valor inapreciable. Sin embargo, sí quiero hacerle algunas precisiones porque, como sé que quiere ser rector, estoy seguro que le van a ayudar a pavimentar el camino de terracería por el que se llega al máximo cargo universitario. Estas recomendaciones son francas, de amigo verdadero, incluso cariñosas, y las voy a centrar únicamente en el desplegado, que es donde aparece firmando como responsable. Bien, para empezar es preciso decir que un rector que es acusado directa y constructivamente de hechos que implican su actuar individual y que son ya del dominio público no debe utilizar los medios institucionales para su defensa, porque ni los bienes universitarios ni sus funcionarios son de su propiedad. Hacerlo así lo único que refleja es el nivel de  tiranía que subyuga a nuestra alma máter, lo que avergüenza a cualquiera. Por otro lado, no tengo nada que decir sobre el contenido del desplegado porque, obviamente, no dice nada. No tiene, como dije antes, ni conceptos, ni ideas, ni ocurrencias. No tiene pies ni cabeza. Nada se le entiende. Es pura retórica. ¿Y por qué es palabra hueca? Porque para entrar en el ámbito de los conceptos o de las ideas, incluso en el de las ocurrencias (que implican siempre sentido del humor) primero se tiene que pasar el curso de gramática. Así lo hacían en la antigüedad: si no pasabas, Christian, el curso de gramática, entonces no estabas cualificado para poder tomar el curso de teología, porque el curso de teología implicaba reflexionar, crear –como te decía- conceptos o ideas. Aquí pasa lo mismo. Si no sabes escribir, si se te enredan las comas y los puntos y comas, y pones mayúsculas después de comas o de conjunciones copulativas, como lo has hecho en el desplegado, entonces no estás cualificado para tomar el curso de teología, porque es prerrequisito que tengas la gramática bien ducha. Y es que, Christian, cada palabra es la representación visual de una idea o una emoción o un concepto, dependiendo para qué la quieras usar. De forma que si esa palabra no tiene ninguno de estos componentes, pues es como un hombre que no tuviera espíritu o sangre, ¿me explico? Un hombre muerto, pues, tal como el desplegado del que te responsabilizas. Por eso te digo que hay que tener la gramática bien ducha. Y para tenerla no se necesita estudiar en el colegio  Campoverde, sino leer. Leer, por lo menos, un libro diario. Pero no leer cualquier cosa, no. Para aprender a escribir bien (que de los libros que ayudan a pensar bien te daré después una lista) te recomiendo a dos autores mexicanos. Hay más, pero te daré dos mexicanos para que no te sientas extranjero. Estos autores son Alfonso Reyes y José Emilio Pacheco. Cómprate sus obras completas, que no demeritan. Las tienen en el Fondo de Cultura Económica y en Ediciones Era. Ellos también te enseñarán, después, a pensar. Primero te enseñarán a escribir (no corras, no corras) y luego a pensar. Te ayudarán a tener ideas, primero, luego conceptos y, por último, convicciones. Es con convicciones, Christian, como se llega a pergeñar lo trascendente, aunque tú debes saber que ser rector de una universidad como la nuestra, en donde diez o quince personas de primer rango universitario son incapaces de redactar un desplegado más o menos coherente, es en realidad poca cosa. ¿Cómo entonces podemos creer que tenemos una verdadera universidad?, ¿con desplegados sin ideas ni conceptos ni ocurrencias?, ¿con derroches de incienso?, ¿con errores ortográficos y de sintaxis hasta en los oficios? Pero bueno, supongamos que para ti eso es mucha cosa, y está bien. Yo lo apoyo. Por lo demás, te sugiero que cambien de estrategia mediática porque de otra forma nomás te exhibes tú (como ahora), exhibes al rector (que, por lo demás, se sigue enriqueciendo a costa del trabajo de todos ustedes) y ahora exhibes a todos los firmantes, que no tienen vela en este entierro y que quizá, algunos de ellos, ni ganas tenían de firmar, y que sólo por eso merecen todo mi respeto, incluido tú. No: el culpable de la corrupción, arbitrariedad, nepotismo y represión que viven los universitarios es el rector Aguayo López, quien ni siquiera, por cierto, firma el desplegado, ¿qué también lo consideró una fruslería? En lo que sí deberías ocuparte, amigo Christian, es en decirle a la opinión pública por qué no se ha realizado un desplegado informado cuándo iniciará la reforma a la ley orgánica universitaria (acción apremiante ante el escenario por venir), o uno donde se nos hable claramente sobre la concesión de más de cien hectáreas que el rector hizo de terreno en Tecomán a una empresa de dudoso origen para lo del mentado Puerto Seco (decisión también arbitraria) y sobre toda la flora que se tendrá que destruir para tal propósito (¿no es nuestra universidad una universidad siempre verde?) y sobre quién manejará los negocios alternos a la concesión, o un desplegado donde se nos dé una explicación sobre los desmanes que ocasionó el ingreso de su hijo y el maestro de su hijo a la Dirección General de Servicios y Tecnologías de Información, en donde hubo personas (como lo constata la carta que publiqué al respecto) que perdieron incluso el empleo (¿de veras esta crítica no les parece constructiva?), o un desplegado donde se nos hable de la imposición misma que significa el Sorteo Loro (¿o fue aceptado bajo consenso unánime de la comunidad universitaria y de los propios becarios a los que se les obliga también a comprar los boletos?), o uno donde se nos den los nombres de los columnistas que cobran buenas compensaciones en la UdeC (y esto no lo dije yo sino el flojonazo, palerazo y atarantado de Juan José Farías, amigo mismo del rector), o uno donde se nos informe si presentó el rector este año la propuesta para el premio SEP-ANUIES (que es en lo que debería realmente ocuparse), o uno donde se le diga también a la opinión pública con detalle lo que ha hecho el rector para silenciarme (¿o quieres que se los explique yo?), o uno sobre las represalias que está ejerciendo en personas que nada tienen que ver con mis críticas. Etcétera. Quizá deberíamos empezar con un desplegado en donde expliques qué son las críticas constructivas, Christian: ¿quedarse callado?, ¿arrojar alabanzas?, ¿contar borreguitos? De niños, cuando nos enojábamos, tenía que darte unos chingadazos para hacerte entrar en razón, ¿recuerdas o decidiste olvidarlo?  Hoy, en cambio, te voy a poner unos palabrazos duros (a menos que prefieras chingadazos) para ver si, acaso, aprendes a escribir mejor los desplegados o, mejor aún, cambias completamente la estrategia mediática. Si te decides por lo último, esto en el supuesto de que quieras realmente beneficiar al rector y no llevar agua a tu molino y al de los porros, entonces escríbeme (pero en serio escríbeme) porque tengo para ti una estrategia infalible.

Escribe un comentario en este artículo

3 comentarios en “Caso Universidad de Colima/A la opinión pública”

me paree genial que alguien le diga a mi ex-director y ex-profesor sus “pequeños errores” tal vez a usted le haga caso o lo tome en cuenta.

y creo que le falto un detallito a mencionar, ¿que me dice de la “venta” de la universidad al banco Santander?
mira que empezar dando a una institucion bacaria datos de todos y cada uno de los estudiantes y trabajadores, para que acto seguido se creara una cuenta a nuestros nombres, sin que nunca, nunguno de nostros lo haya pedido, me parece algo “extraño” por asi llamarlo, y fianlmente rematar con el establecimiento de una sucursal banacario en pleno corazon de la universidad… ¿que pretenden?

pues la verdad es cierto que mi representacion por medio del consejo estudiantil, resulta ser la misma que por el presidente de estados unidos, asi es, absolutamente ninguna, y valla que mis intereses nunca han sido el incremento en el costo de los examenes extraordinarios, asi como el proyecto de sorteos loro, y la verdad como estudiante miembro de esta universidad es inevitable sentir descepcion al ver que los unicos intereses representados en el consejo solo son de algunos intercambios que quieren arrancarle una beca de intercambio a la universidad, o que me dicen de la universidad siempre verde, que hubo publicaciones en el diario de colima, adulando al señor rector quien crearia mas de 10000 empleos asi es empleos para quien para personas que esten dispuestas a ganar 100 pesos diarios para gente que no es de colima, y a todo esto una bola de atores aplauden sin medir las consecuencias de este robo, porque si los estudiantes, el principal patrimonio de la universidad esta callado, es solo cuestion de tiempo, para que los “elementos concientizadores” emerjan y los estudiantes tomemos la decision de tener una casa de estudios recta, justa y sin titiriteros que tomen decisiones viables que garanticen el crecimiento y la calidad de nuestra universidad, y no se dedique realizando donativos a instituciones socias como los Brun, tarde o temprano caeran esos porros que hasta ahora han limitado el desarrollo del estado lucrando con nuestra gente, enriqueciendo sus bolsillos, y peor aun manipulando a los medios de comunicacion para que la ciudadania piense que lo que hacen es algo bueno.

Pues yo estudie un semestre en la universidad de colima y déjenme decirles que el peor error que pude haber cometido es, el de entrar a esta universidad.
¿Por qué?
En esta universidad no se encargan de hacer salir adelante a sus alumnos estos tipos solo se encargan de correr y el que se quede al último simplemente lo dejan perdido en el camino.

El rector siempre está buscando la forma de sacar más dinero a sus clientes…!!!PERDON¡¡¡ “ALUMNOS” con su sorteo loro, que solo viene a estresar a sus alumnos con una preocupación mas, suficiente tienen los pobres con tener que ir a algún evento deportivo o cultural hacer sus tareas, algunos trabajan medio turno y se pasan la noche en vela haciendo sus tareas, cosa que no le veo ninguna necesidad, pero si no quieres hacer ninguna de estas cosas… adivinen… les pide que vendan dos boletos del sorteo loro a ver quién te va a comprar un boleto de 250 pesos quien… nadie y menos vas a poder vender dos, terminas por pagarlos tu o lo pobres de tus papas… o no es cierto, tú que estudias en la universidad me puedes desmentir. Recuerdo que cuando yo entre al Bach 20 me decían los maestros que me sintiera orgulloso porque estaba en una universidad de clase mundial que estaba entre la mejores del mundo… se pasaban, el mundo, andaban bien tronados, además tienen como maestros de matemáticas a ingenieros agrónomos no solo de matemáticas, muchos amigos me cuentan de que tienen maestros que no enseñan bien o que no tienen técnica para enseñar ¿por qué? porque estas personas no se les enseño como hacerle para que el alumno asimile mejor la información que ellos les aportan, al final los alumnos terminábamos dándole clases al maestro.
Me sorprende la técnica de lavarles el cerebro a los alumnos, con supuestas becas que terminan pagando con el doble del esfuerzo y estos pobres adoran a su rector porque, “se quita el pan de la boca para dárselos a ellos” pero no es así, este tipo está recibiendo mucho dinero del sorteo loro además no creen ustedes que el banco Santander le esta soltando una lanita por hacerles un montón de cuentas cada año, con sus alumnos de nuevo ingreso. mi hermana estudia actualmente en el Bach 5 y me cuenta muchas cosas que faltan en su bachillerato:
El inmueble: hace unos días fui a una junta para ver las calificaciones, y me encontré con un salón que tenía más alumnos que sillas hay alumnos tomando clases en el piso frio e incomodo, se los digo por experiencia a mi me paso hace como tres años que fue cuando estudie en esta universidad pero en ese tiempo el problema no se notaba tanto, ustedes padres de familia pagan tanto por semestre para que sus hijos estudien en un salón sin aire acondicionado, si tienen el equipo instalado y todo, pero tiene años fuera de servicio y créanme es horrible como se suda en una salón con casi 50 personas dentro y peor en el municipio donde vivo. También observe que los muros están destruidos, tienen sillas incomodas incluso peor que las que teníamos en la escuela (APROVECHANDO) saludos a la maestra Dora Agripina Araujo Rincón, la mejor maestra sin duda
Déjenme decirles que me da flojera ver a los alumnos sentirse tan importantes para la universidad, bueno si lo son, sin ellos el rector no estrenaría camionetas a cada rato. Hoy si que ando agresivo. El modulo de cómputo: este es otro, las computadoras que amablemente les ofrecen a los alumnos, están llenas de virus además de que la mayoría no funcionan las sillas están horribles.
El encarecimiento de los exámenes: Los extraordinarios y los que le sigan que no lo recuerdo, o no sé si ya el grandioso rector los elimino como lo hiso con el especial.
El polideportivo de tecoman: yo vivo en tecoman y déjenme decirles que el polideportivo es deprimente tanto por fuero y por dentro, si tienen oportunidad de venir a tecoman y pasan por el polideportivo, podrán notar el mal estado de la cancha de soccer, las porterías, las gradas, como podrán ver esta rodeado por una malla ciclón, completamente oxidada, deformada por los golpes que dan con el balón. Por todos lados tienen goteras, en el gimnasio aparte de las goteras, las maquinas no sirven desde hace un buen tiempo.
No niego que de la universidad egresen personas bien preparadas, los alumnos tienen una capacidad o mejor dicho la necesidad de mantenerse de pie y seguir aguantando las burradas y los abusos de sus directivos

Yo creo que con esto es todo (perdón por las faltas de ortografía)

Comentarios