Colima en la Reforma Educativa

 

De entre las reuniones que recientemente llevó a cabo el gobernador  Mario Anguiano en la capital del país destaco  la que sostuvo con el Srio. de Educación, Emilio Chuayffet. Y de entre estos siete puntos que trató con el mismo, destaco dos: el relacionado con la evaluación del desempeño docente, por un lado, y el incremento de la cobertura de la educación media superior y superior, por otro. El apoyo al sistema nacional de becas es importante, pero éste podría hacerse accesorio si se le vincula con los rubros atendidos por la Secretaría de Fomento Económico estatal, específicamente en lo concerniente a generación de empleos, que reducirían la necesidad de esta medida. La reunión del gobernador Mario Anguiano con el Srio. de Educación debe enfatizarse para que ninguna de las partes (ni la sociedad, ni la administración anguianista) quiten el dedo del renglón en un rubro que es crucial para el crecimiento (en todos los aspectos) de la sociedad colimense, además de cumplir con la parte que le corresponde de la reforma educativa que, esperemos, se llevará a nivel nacional.  Porque ya lo dijo Aristóteles en su Política: “la educación es la única vía para hacer valer las pretensiones más justas”.  De otra forma, y sigo evocando a Aristóteles, sería como vivir entre animales. Los niveles de barbarie en los que ha caído nuestro país en el tema de la violencia no deja ya duda de ello. Por eso yo creo que es importante, a la luz de esta avanzada reformista, que se designe ya al titular de la Secretaría de Educación en Colima tomando en cuenta no compadrazgos ni compromisos políticos, sino capacidad, visión, sensibilidad, liderazgo de trabajo en equipo, etcétera, sobre todo ahora que tendremos nuevo rector en la Universidad de Colima, quien, según me entero, viene con serios ímpetus de hacer una labor trascendente.

 

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios