Colima: la recta final por la gubernatura

Nadie negará, incluidos aquellos que tienen intereses arteramente adversos, que existen ya dos candidatos visibles para contender por la gubernatura del estado en las elecciones de 2015. Estos son, por un lado, Virgilio Mendoza Amezcua, quien daría una dura batalla de conseguir una alianza con el PRD y algún otro partido satélite (como el PT), y, por el otro, Federico Rangel Lozano, a quien tampoco le vendría mal contar con el respaldo del PANAL y del Verde Ecologista. En estos dos candidatos, pues, recaerá la máxima responsabilidad del estado. El intenso trabajo de Virgilio Mendoza ha hecho prácticamente desaparecer a su contrincante más cercano, el influyente senador Jorge Luis Preciado, quien a estas alturas será muy difícil que pueda reaparecer en el escenario político estatal, y más ahora que Mendoza Amezcua ha logrado levantar contrafuertes importantes y ganar adeptos dentro del panismo local, como en el caso de la diputada federal Martha Sosa Govea, su principal promotora. Si los panistas (y perredistas) quieren realmente lograr la alternancia política, tendrán que dejar sus diferencias en casa, unirse sin remilgos y apoyar la candidatura del edil manzanillense, pues sin él la esperanza de cambio se esfumaría. El caso del alcalde capitalino Rangel Lozano no es menos evidente, aunque la prolijidad del número de precandidatos lo haya hecho parecer más complejo. No es así. Desde un primer momento se vio que quien traía el arrastre electoral, la simpatía con los sectores populares (jamás ha sido tachado de elitista, clasista o burgués), incluso la limpieza de su trayectoria política (nunca unida a personajes oscuros de la política local), era Rangel Lozano y nadie más. El único punto de rompimiento y desestabilización que puede experimentar el priismo local les viene por el lado de “El Otro PRI” (Fernando Moreno Peña, Diario de Colima, etcétera), quienes siguen afanados en promover a Nacho Peralta a través de la imposición presidencial. Como ya lo he dicho, sería un retroceso reinstaurar al PRI caciquil en nuestro estado. Pero aun con esta guerra sucia (encuestas amañadas incluidas), Rangel Lozano sigue despuntando con notoriedad y, por eso, será él y Mendoza Amezcua los que nos van a ofrecer una de las batallas electorales más aguerridas de la historia colimense, siempre y cuando, ya lo dije, cada uno consiga la unidad de sus propias milicias.

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Colima: la recta final por la gubernatura”

Un acertado comentario mi estimado Rogelio, es interesante que en Colima se viva un proceso democrático, abierto, plural, con ideas y no descalificaciones. Ambos me parecen buenos tipos, en lo personal me voy más por el Profesor Federico; pero esperemos que el próximo sexenio sea aún mejor para los colimenses.

Saludos.

Comentarios