Detectores moleculares

Hace unas semanas se desató una polémica con respecto a la compra que gobierno del Estado hizo de cinco detectores moleculares, aparatos que sirven para detectar armas, tres de los cuales adquiridos durante la gestión de Silverio Cavazos y estando como presidente de la república, hay que aclararlo, Felipe Calderón, quien fue el filtro principal de tal importación. La denuncia indicaba que estos detectores moleculares no servían, después de pruebas realizadas por el físico de la UNAM Luis Mochán. El gobernador del Estado indicó que sí servían, y que tenía informes que lo comprobaban, pero que estaba dispuesto a que se volvieran a analizar. En esta prueba participaron especialistas de nuestra alma máter y de la UNAM y los resultados arrojados fueron los siguientes: de veinte pruebas realizadas sólo se acertaron seis. Ante tal situación, el gobernador del Estado reconoció públicamente el fallo y anunció que, además de no usarse más estos aparatos, verían la posibilidad de denunciar a los dos empresarios ingleses que se los vendieron, quienes, dicho sea de paso, ya fueron sentenciados a siete años de prisión por la Corte Central de Londres, precisamente por vender estos falsos detectores a diversos gobiernos del mundo. Ante la oleada de críticas que recibió el gobernador por la compra y uso de estos detectores, hay que decir esto en su descargo: ¿cómo pudo haberlo sabido él mismo? ¿no fue su equipo de asesores de seguridad los que debieron informarlo en ese momento? ¿siguen o no siendo parte de tal gabinete? El procedimiento seguido por el gobernador Mario Anguiano es plausible: sometió a prueba los detectores y aceptó los resultados. Tan es así que dejarán de ser usados. ¿De verdad los habría adquirido sabiendo que no funcionaban? Lo dudo rotundamente. Por otro lado, también será plausible que si aquellos responsables de comprar estos detectores siguen formando parte de su gabinete de seguridad los remueva inmediatamente, porque ahora nos queda claro que ellos, como los detectores, tampoco sirven.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios