Diario de Colima, periodismo a la baja

Veamos el problema desde un ángulo no tocado hasta ahora. Y digamos: el Diario de Colima es el ejemplo más claro de un periodismo rebasado por la nueva conciencia social. Empeñado en creer que a base de puñetazos va a conseguir las prebendas de siempre y a base de elogios a mantener las que tiene (ahora ya sabemos por qué siempre trató tan bien a la Universidad de Colima, aun cuando con el deslinde que hiciera ésta hace unos días les diera una patada en el…), la credibilidad de Diario de Colima –y de muchos de sus colaboradores- está hecha añicos en el suelo desde entonces. La payasada esa de Héctor Sánchez de la Madrid de ir por las calles de mi ciudad con un letrero en el pecho que dice ¿por qué mi hijo y no yo?, haciéndose el mártir, el perseguido, el héroe, es tan ridícula como esa forma de pedirle clemencia al gobernador Mario Anguiano diciéndole tú no eres malo, Marito, el malo es el Bárbaro de Tecomán, Cavazos, quien nos rejodió bastante a mí y a Fernando Moreno Peña en la campaña pasada, en la que a ti, Marito, no pudimos hacerte nada aun cuando te arrojamos todo el lodazal del mundo. Lo cierto es que Héctor Sánchez debe reconocer que su hijo es mayor de edad y todos en Colima lo conocen, y ahora debe asumir tales consecuencias. Del hijo de Fernando Moreno Peña me han llegado también historias parecidas o peores, que iba a publicar aquella vez que Fernando Moreno Peña, desesperado, se empezó a meter con mi familia, y que no publiqué porque Moreno Peña, inteligentemente, decidió canturrear boleros en otra loma, y como a enemigo que huye puente de plata, pues toma del frasco, Carrasco. Pero los hechos ahí están, y por eso seguramente Moreno Peña se está adelantando para hacernos creer que, si detienen a su hijo también, será por un asunto de venganza, y no porque sea  igual de pillo al hijo de Héctor Sánchez de la Madrid. Menos mal que el Narcopoeta soy yo.  Yo me pregunto: ¿Ahora se van a hacer los paladines de la justicia colimense este par? No olvidemos que mientras Héctor Sánchez de la Madrid escribía con la mano derecha consignas en contra de Silverio Cavazos, Mario Anguiano y de todos aquellos que no “cooperaban” con su empresa periodística, con la mano izquierda iba recibiendo  en plazos los seis millones que le pagaron por la venta de la fincona El Sosiego. ¡Vaya pedazo de Llanero Solitario es Sánchez de la Madrid!  Aquí lo único claro, pues,  es que Héctor Sánchez de la Madrid y Fernando Moreno Peña no están aptos para escribir novelas policiacas sino, más bien, comedias de enredos, de las que ni ellos, como puede constatarse, logran salir librados. Por eso, les aconsejo: los nuevos tiempos exigen un nuevo periodismo, ¿no lo ven? Aunque el consejo pueda ya estarles llegando demasiado tarde, se los dejo aquí por si acaso siguen creyendo en las buenas inteciones.

Afmedios

Escribe un comentario en este artículo

4 comentarios en “Diario de Colima, periodismo a la baja”

Certero, valiente; así que escupieron al cielo. ¿Y en ese pasquín se atrevieron a atacarte esos pillos? No cabe duda, “aunque del mismo barro, no es lo mismo bacín que jarro”.

Sí, también es (aunque quizás menos) sabido de lo promiscuos que son Héctor Padre e Hijo. Mujeres a las que hasta les ha pagado escuela y un “sueldo” mientras fueran sus amantes (del padre, por supuesto), u otras que seguramente han pasado por manos de los dos. Si desde ahí no están bien las cosas, obviamente lo demás también la ética del titular del rotativo es cuestionable.

Promiscuos y liberales con su sexualidad, Sanchez de la Madrid, sigue creyendo como en tiempo de su padre, que todo se compra con dinero, y el único que ocupa dinero, pero no se vende es el Pueblo…y es el mejor juez. Pobrecito del patrón, cree que el pobre es el obrero y el peón…y su ética deja mucho para hablar…dice un refrán popular, que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda, pero Sanchez, tiene las dos amaniatadas….El rico, es el ser mas pobre en el mundo, carente de sentimientos y etica…

Eso de hacerse el mártir nadie se lo cree. Peor para el, si está dispuesto a solapar la andanzas de hijo, peor para su hijo, con un padre coechón. !Viva la familia¡

Comentarios