Doblegar la tiranía

Por poner bajo sospecha el ejercicio transparente de la democracia y la justicia, la reelección del dirigente de la Federación de Estudiantes Colimenses, Fernando Mancilla, debe ser revocada. El alegato podría ser que se ha hecho conforme a los estatutos y apegado a la legalidad, pero en retrolíneas no he hablado de estatutos ni de legalidad, sino de democracia y justicia. Que es muy diferente. Espero que los jóvenes activistas no desistan, ni los hagan desistir.
Lo que pasó en la FEC ayer es un mensaje claro de la salud de nuestra democracia y del futuro flaquirucho que le espera. Los que se queden callados, también quedarán bajo sospecha. Desde este otro lado del Pacífico, yo alzo la mano en pro de que se elija a un nuevo dirigente y con ello se salvaguarde el buen nombre de la agrupación estudiantil.

Periódico Ecos de la Costa / AFmedios

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Doblegar la tiranía”

Héctor (Tito) Ochoa 26 mayo ,2011 a las 7:11 pm

Hola, Rogelio:
Desde que me empezaron a llegar tus correos, con liga a tu página web y tus artículos, los he leído todos, apreciando su buena escritura. No siempre coincido con el enfoque o el “tono” particular que les imprimes, pero valoro tu preocupación por lo que nos sucede a los que estamos de este lado del “charco”.
Desde mis primeros recuerdos y experiencias, la FEC nunca ha tenido “buen nombre”; sea en los tiempos abiertamente porriles en que surgió o en la más reciente y anodina época que a ti ya te tocó vivir cuando estudiabas en la Universidad de Colima.
La FEC, como su ascendiente, la desaparecida Federación de Estudiantes de Guadalajara (FEG), podrá ser lo que quieras, menos democrática. Antaño no fue una escuela de formación cívica y ética, sino un organismo de represión y manipulación; hogaño es un mero trampolín político para sus dirigentes.
Tratándose de esa organización, no hay épocas doradas de democracia y justicia. Esa es la tragedia de los estudiantes universitarios, como la de todos los mexicanos, atrapados en este gran pantano de simulaciones en que vivimos.
Saludos.

Comentarios