Educación mata corrupción

Me sienta bien vivir en uno de los países (Nueva Zelanda) con menos corrupción en el mundo, tal como lo demuestra en su último reporte Transparencia Internacional (TI), en donde Nueva Zelanda sale como el mejor calificado. Pero me entristece hasta no sé dónde saber que México, mi país, cayó diecisiete lugares y ahora está en la posición número 89 de un total de 180 países que fueron parte del ranking. El que se pregunte por qué un país puede alcanzar tales niveles de transparencia, civilidad, legalidad, etcétera, no busque otra palabra como respuesta más que la siguiente: educación.
La educación es el único antídoto real contra la corrupción. ¿Por qué? Porque es preventiva, y siempre –como se sabe- es mejor prevenir que curar. Invertir en educación siempre ofrecerá mayores dividendos que invertir en seguridad policial, e incluso, sanitaria.
Con educación seguramente el político cometerá menos fechorías, el burócrata cumplirá cabalmente con su trabajo, el enfermo de influenza no estornudará enfrente de la concurrencia, el presidente, gobernador o rector evitarán tener sueldos que humillan a cualquiera, las autoridades de cultura designarán a verdaderos promotores de la cultura, los líderes sindicales tendrán una sola cara, los panegiristas escribirán, por lo menos, con claridad y concisión, etcétera.
Y si es cierto que la educación es saber, entonces, de paso, sabríamos organizarnos, planear, proyectar y proyectarnos, porque mientras nosotros no terminamos de ponernos de acuerdo en la forma en que debemos mirar el futuro, otros países, como Nueva Zelanda, curiosamente, ya lo están construyendo.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Educación mata corrupción”

Solo deseo comentar que si fuera solo la educación, la solución a la corrupción, las cosas serian muy simples. Recuerde usted que en México tuvimos un hombre muy culto como Presidente de la República, el Lic. Jose Lopez Portillo y eso no cambio nada, empezando por el. En este mismo sentir, seria Nueva Zelanda, el país mas culto de la tierra?
Creo que aunado a la educación debe de existir un cambio de corazón. Creo que Borges mismo lo dijo: el mejor gobierno es el de un dictador con el mejor corazón del mundo.El cambio verdadero esta en Cristo, que cambia los corazones de los hombres. Saludos desde Colima.

Comentarios