El debate y las pasarelas

El pasado 6 de mayo se realizó el esperado debate entre los presidenciables, mismo que las televisoras de cadena nacional más importantes (Televisa y TV Azteca) se negaron a transmitir.

 

Lo hicieron, se dice, por proteger a su visible candidato: Peña Nieto, quien se esperaba saliera más raspado de lo que salió.

 

No fue tanto, en realidad.

 

A los que vieron el debate de los presidenciables les quedó clara una cosa: el nivel de intercambio de ideas y propuestas fue raquítico. Prevaleció, eso sí, la demagogia y, sobre todo, el escarnio.

 

Andrés Manuel López Obrador, candidato de las izquierdas, no alzó su triunfo como se esperaba. Se dedicó, más bien, a increpar al candidato priista, Peña Nieto, y fueron pocas o nulas sus propuestas, aunque fue quien mostró más conocimiento de las necesidades del México actual.

 

En esa misma línea de ataque hacia el candidato priista estuvo Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN, quien además mostró poca naturalidad en sus intervenciones y poca solidez en sus propuestas. Algo de falsedad había siempre en su “mirada desafiante”.

 

Para muchos, Quadri, del PANAL, fue el mejor. Para otros, fue el más demagogo y, además, el enviado a hacerle el caldo gordo a Peña Nieto, con quien se ve una alianza evidente.

 

El debate fue, pues, un show, peor que los shows de entretenimiento que transmite Televisa a tempranas horas de la mañana.

 

Mi saldo personal es el siguiente: Peña Nieto no perdió, como se esperaba. Andrés Manuel López Obrador no ganó, como también se esperaba. No al menos con la contudencia anunciada. Josefina Vázquez Mota desencantó y, por su parte, Quadri nos hizo corroborar a quien se quadra.

 

Y para cerrar con broche de oro: Julia Orayen, la que hizo de edecán durante el debate, que en realidad no fue debate sino pasarela.

 

Tal vez por eso –y cualquiera pudo comprobarlo después a través de las redes sociales- la que lo ganó fue la propia edecán.

 

Este articulo fue publicado en el periodico El Financiero.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios