El “hijos de la chingada” de Proceso y La Jornada en Colima

Fuente: SinEmbargoMX

 

A mi bandeja de correo llegó ayer un video realizado por Colima 3.0. En él se muestra lo siguiente: el gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, es abordado en el jardín Libertad por un supuesto grupo de universitarios que, de manera respetuosa, le solicitan intervenga en el conflicto generado al interior del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC), cuyo líder fue depuesto hace unos días.

El gobernador, en un tono de camaradería que responde a la forma en la que está siendo interrogado, contesta: “si alguien los quiere a ustedes, ‘ijo e’ la chingada, soy yo”. Y después conversa con los manifestantes hasta que el diálogo es interrumpido por el panista Leoncio Morán, quien, exaltado, le llama corrupto al gobernador, lo que ocasiona que el mandatario se retire.

Cierro el video y voy a la liga que viene debajo del mismo. Al terminar de leer la nota me sorprende lo siguiente: los redactores de Colima 3.0 en lugar de escribir lo que se ve y escucha realmente en el video escriben que el gobernador contestó con evasivas a los supuestos universitarios y con la frase “hijos de la chingada”.

Por si esto fuera poco, algunas horas después, el corresponsal de Proceso en Colima, Pedro Zamora Briseño, en su nota “Difunden video del gobernador de Colima en supuesto estado de ebriedad”, además de reproducir el error de Colima 3.0, desliza que “por la expresión y tono de la voz del mandatario, usuarios de las redes sociales consideraron que éste se encontraba en estado de ebriedad”, para luego, casi al final de la nota, agregar un comentario tomado de la cuenta de Facebook “Colima Se Suma”, que ya, para ese entonces, afirma temerariamente: “En claro estado de ebriedad el gobernador de Colima Mario Anguiano Moreno les dice “Hijos de la chingada” a los maestros del Sutuc…” (las negritas son mías).

Aunado a esto, el corresponsal de La Jornada, Juan Carlos Flores Carrillo, en su nota “Empleados universitarios increpan al gobernador de Colima”, vuelve a reproducir el ofensivo “hijos de la chingada”, pero éste lo consigna como si lo hubiera escuchado con sus propios oídos, pues no menciona ninguna fuente, como lo hiciera Pedro Zamora para Proceso. Flores Carrillo filtra también la versión de que el gobernador estaba en estado de ebriedad, pero lo hace utilizando un comentario de tuiter del propio panista Leoncio Morán.

Entonces la “nota perfecta” es consumada, pues los corresponsales dan con la fórmula perfecta: la credibilidad de un “hijos de la chingada” se podrá poner en duda si viene de la boca de un sobrio, pero nunca de la de un ebrio. Fue gracias a ello que los usuarios de las redes sociales tomaron esta tergiversación informativa como una verdad contundente y, luego de ello, soltaron todos sus perros contra el mandatario.

Pero esto es lo de menos. Lo de más es, en primer lugar, que el ejecutivo estatal no insultó a nadie y, en segundo, que los colimenses (yo mismo lo soy) que han escuchado sus discrusos saben que ese es (guste o no) su modo y velocidad de hablar.

La única razón de crear una nota “amañada” es buscar -es innecesario repetirlo- apilar audiencia. Esto es comprensible en un medio de reciente creación como Colima 3.0, pero no de las corresponsalías de Proceso y La Jornada, y mucho menos de dos periodistas colimenses (Juan Carlos Flores Carrillo y Pedro Zamora Briseño) que muchos consideramos profesionales. ¿A quién le creeremos ahora?

Si el gobernador Anguiano Moreno cometió el error de decir una “mala palabra” (y lo pongo entrecomillas porque para mí sólo existen las malas intenciones, y, en este caso, no las vi por ningún lado), peor se vieron los corresponsales mencionados, quienes fueron (para mal del periodismo colimense y en perjuicio de la reputación de tales medios nacionales) devorados por las fauces del sensacionalismo.

Escribe un comentario en este artículo

13 comentarios en “El “hijos de la chingada” de Proceso y La Jornada en Colima”

Es usual encontrar este tipo de documentos en la carnicería por la chuleta. Yo conocí en la ciudad de México, a gente que hablaba muy mal del finado Manuel Buendía, se expresaban de una función del periodismo al servicio de X en el gobierno. Me parecían acertada la visión de los periódiqueros que comentaban y satanizaban una tarea común de la prensa “vendida”… No piense, en esa que se vende en los puestos de voceadores y revisteros. NO. De ninguna manera, ya que hay una calidad de publicaciones, las cuales, como proceso o la jornada, escriben por encargo o por compra de la nota haciendo discrecional la información con una planilla de gente profesional que ignora o se hace pendejo de los negocios que se generan a su sombra, para señalar la paja en el ojo ajeno y se escudan en esas personalidades. Estas, cuando ven que atacan a su medio “sacan la dentadura y enseñan los verdaderos dientes de la profesión”. Esto, en el argumento que no se puede intimidar a la prensa libre y menos se le puede estar cooptando su derecho a decir tal o cual verdad aunque sea medias. Llegan a hacer hasta funciones de circo maroma y teatro por proteger los intereses de X periodista que ha sido señalado, pero que cobra las entrevistas para publicarlas o dice cosas malas de una persona porque le están pagando para hacerla picadillo. El señor Julio Scherer, en varios de sus libros que ha publicado sobre “los periodistas” junto a su compa de siempre: el señor “Vicente Leñero” –tal vez por la leña- es un diestro, en la operación de la nota y de la primera. El señor, siempre ha señalado su inocencia para llegar a las oficinas de gobierno a cobrar la publicidad impresa en sus revistas “non plus verdadera herramienta de la democracia y adalid de la libertad de expresión”. El, solamente se ha quejado cuando le dejan de dar la publicidad y las notas de las dependencias. Su gente en la redacción y en la investigación sigue como el tío lolo… Haciendo el periodismo pagado por la institucionalidad, en abuso de la libertad de expresión y de un público que a todas luces es malinformado de una realidad que muchas veces conoce pero que prefiere ignorar porque su informativo estrella: así lo consigno.

Gracias Rogelio, la verdad me preocupa que ahora se pongan moralinos con un afectuoso apapacho que casi todos mis amigos usan, solamente para pegarle a don Mario, como si no supieran a quienes están favoreciendo si desgastan la imagen del gobernador con los universitarios. Bueno, ya no se qué pensar, Pedro Zamora (al que conozco)tiene buen prestigio,me alegra que cuestiones las notas, yo también. Te mando un abrazo hasta allende el mar

Alberto Juárez Cortés 15 abril ,2014 a las 3:58 pm

esto me hace recordar un libro que leí hace mucho años, no recuerdo el autor pero el título de libro es “Fe de Ratas” y en él se encuentra un cuento que si mal no recuerdo se llama “el terrible cabecilla”; este narra como a partir de la derrota de un puñado de revolucionarios, quienes en su huida dejan en lo que fue una iglesia a un compañero de armas lisiado (creo que había perdido ambos brazos y piernas). En su reporte sus superiores el militar a cargo afirma que capturó a un “feroz cabecilla” junto con un fuerte grupo armado”; el superior a su vez incrementa tanto el número de integrantes de la partida revolucionaria así como la “ferocidad” del cabecilla… esto continúa hasta llegar al entonces Ministro de Guerra; para entonces ya era un ejército el vencido y el “feroz cabecilla” alguien equiparable a Pancho Villa… Es increíble como cuando se trata de aparentar situaciones que en nada se asemejan a la realidad sobran recursos para hacerlo..no tengo preferencias políticas, pero no es justo desacreditar a nadie de esa forma, especialmente cuando se trata del gobernador de nuestro bello estado..

Dhylva Castañrda 15 abril ,2014 a las 6:37 pm

Gracias, Rogelio. Una perspective inteligente en un mar de malas intenciones que buscan desinformar. Las vestiduras que se rasgan por
una expresión coloquial resultarían ridículas en Otto context. Aquí,
son viperinas.

Alvaro Bernal Hernandez 15 abril ,2014 a las 8:27 pm

Proceso y La Jornada se han caracterizado por su amarillismo politico, por dar notas sensacionalistas contra todo lo que sea autoridad, si se recopilaran todas las veces que les han demostrado estar equivocados en sus conceptos seguro establecerian record Guines

adolfo castellanos 16 abril ,2014 a las 5:50 am

A desfortunio de pocos, una vez más se ve y vive la gran oportunidad de hacer presencia en los medios, refrendando la cuspide airosa de moral reblandecida por el tiempo, de personajes que pasan sin huella, ni perjuicio salvo del erario aminorado al recuerdo de colimenses, que en un esfuerzo desmesurado generado de retrospectiva en ACCIONES cuasi nulas de obra pública de sustento, no visualizamos a Locho el de las ocho columnas que en tantas ocasiones encarno por diferencias con actores políticos incluyendo a albiazules, como NO recordar su paso por el Congreso de la Unión donde destacamente represento a Colima, donde una Hija desprotegida del buen juicio requirio forjarse de fortaleza y tesón propio para defender a su Madre al ser aminorada a dama de noche, a gratitud del entonces LOCHO legislador, y en otras aportaciones locales desde su aparición en política, más ceñida por la nota colorada por el rojizo suspiro de cuanto lector distraido.

La más reciente donde carente de estafeta de interlocusión de entre el gobernador Mario Anguiano con un grupo de universitarios con una circunstancia especifica, distante a las sesudas y claridosas referencias de temática ajena con que Locho interrumpio dialogo de quienes solicitaban al gobernador su intervención para con los solicitantes.

Donde se refiere por plumas de todos animos, una expresión coloquial fue punzada de vapores destilados, siendo a razón de presentes no fue más solo un coloquialismo.

La duda estriba en la casuística aparición de Locho, en una conservación que ajeno a partes, irrumpe y a la par enturbia la dinámica de dialogo entre el gobernante y los universitarios ese día presentes. Tan NO visualizamos a un gobernante que atienda solo en horarios de oficina como premisa empresarial, mucho menos que aunque la temática del momento sea distinta, brinda espacio al escuchar a los que ahí le solicitaron su intervención, en un tema que como ya se ha dicho tiene autonomía. Expresando en el pasado voluntad de conversar con quienes en ella participan sin que ello reste espacio propio y esperando la ratifique de nueva cuenta.

Que aprudentando el gobernador pospuso y a la par tendrá que retomar en mejor ocasión, sin brillantes estrellas fugases de mediates escénica de tercera o sexta anualidad. Claro que para los interesados de dicho dialogo no debió ser nada grato truncados en su libertad de expresión, que al recordar su derecho respetan el del ojo ajeno.

Quienes vivimos en Colima o transitamos por este, requerimos de sensatez con destellos de lucidez para apreciar sus muchas bondades, sin dejar de lado nichos de oportunidad, que más que verlos con flaquezas, pueden ser fortalezas con el esfuerzo conjunto de todos los que inmersos en la sociedad yacen con ímpetu de acrecentar lo logrado, quejarse y no ocuparse, no es lo esperado, como tan no deseado es esconder la mano o dormirse en la foto abrazado.

adolfo castellanos 16 abril ,2014 a las 7:13 am

Como anhelar sensatez del intermitente brillo del haz de luz de un reflector que palpita al cántico periodo nebuloso de tercera o sexta anualidad.

Como esperar propuesta si la constante añeja es agerrida saña con que dobla el pensamiento, trastocando a pausas la razón sin causa, en un caso sin ocaso.

La bifurca ocasión en la razón para creer que el camino no hace brecha sin galope de extraños, al enrarecer el viento, que solo respiran los selectos.

Si el tiempo les brinda su elocencia para que distraerse con imprudencia. La carestía no solo radica en la bolsa, sino también imaginación de tantos que marginan al lector en entintar de chedrón color de moda no solo en decoración de cuanto inmueble o mueble se atraviesa, mucho menos también de columnas griegas o romanas, sino de calzadores literarios que por raquíticos que desfiguren la visión de ajenos al contexto perpicaz, son envueltos a la opinión de trajes suspendidos en briznas de anhelos y suspiros de una silla que más que holgura o altura, exigen cavilar el momento, prudencia, desprendimiento de particulares banales en aras de un beneficio colectivo.

Que de trascendente es clonar lineas del tiempo, donde ni siquiera se luce el momento en giros de viento de gigantes molinos del ausente Don Quijote con su escudero sancho, que envestido por su lanza y reforzado por su espada con tan peculiar escudo, pasa de campal batalla a triste olvido.

Como integrante de este núcleo social llamada aldea global, felicitamos al Joven Locho que nos abre brecha en politizado escenario, para y esperando consideren a más impetuosos, participantes en ese coliseo de oportunidades de diversa ideología, que en esperanzada y demandante sociedad aun solicita amplitud de aporten y no de apartados como dispensario de abonos en el cumplimiento de repetidas expresiones de carencias, aun todavía por sanear en una cuenta de haberes y deberes, que cada que se proponen algunos le restan al libro de la historia.

Y a la par escriben en lineas doradas de LOGROS y MEJORAS, que para pocos olvidan que la sociedad es tan evoluciona como muta, en nuevas y diversas demanda y necesidades, que si camina se disminuyen los rezagos y se acrecentan las satisfacciones que de gorra, no descansan que aunque breve la estadía, sonante es bolsa que recompensa su tiempo en marcos establecidos, no por suponer que se desborda en su afluente, como presumen por gratitud del creyente.

Para que correr, cuando aun no se camina, para que volar sino se tienen alas, como ver si es opaca la brisa, no por creer se llora, ni por suspirar se logra, o por raspar sino se es músico, andar sin ser andante, pregonero sin recado, es tiempo de ser sin disimulos actuante de la reacción por una acción que con rumbo fije el sendero del navío en que la sociedad ya tiene mas que el pie en el estribo.

Raymundo González Saldaña 17 abril ,2014 a las 2:48 pm

Sería bueno, también investigar si el gobernador estaba totalmente sobrio,por que hay versiones que afirman que no, y de ser así, sería preocupante, por que esto se estaría convirtiendo en sucesos muy constantes.

Rogelio, como siempre se agradece ese brillo de objetividad, tan necesario para observar las cosas en su justa dimensión.

Catarino Vazquez Martinez 17 abril ,2014 a las 10:30 pm

El Grupo Universitario que entrevista al GOBERNADOR, desconoce que están ante un acto Jurídico y para combatirlo existen recursos legales, no obstante lo anterior el Gobernador los trato con cariño, pero tan bien existe el Amparo en cambio se ve la mala fe de los periodistas que menciona ROGELIO.

Hay un mercado para lo que es llamado “periodismo de impacto”. Es normal que lo que publica como oposición exagere su tono para causar eco y para alimentar activismo y conducir al pueblo indignado. No promuevo eso, pero es normal alrededor del mundo.
Aquí el detalle es que ya pasaron las elecciones, ya pasaron los tiempos de levantamiento y desobediencia total. La gente regresó a sus pueblos y la vida siguió, y publicaciones como La Jornada mantienen la licencia de aquel momento que no daba lugar a la corrección. Las mentiras se publican y se olvidan de corregir.
En otros países es perfectamente conocido que sale más barato (deja más dividendos) vender notas y luego corregir los errores, que esperar y verificar. Especialmente durante procesos electorales.
No olvidemos que La Jornada y Proceso son, después de todo, un negocio.
Cada vez es más difícil encontrar a una persona seria que se atreva a citar lo leído en esas publicaciones. Yo ya le veo la misma validez que citar TVyNovelas. ¿O qué? Alguien todavía se siente orgulloso de andar publicando: URGENTE: CONFIRMADO: El Avión de Malaisyan Airlines fue secuestrado.

Hola Rogelio,
Braulio Peralta compartió tu artículo, que me pareció muy oportuno. Abajo te pego el comentario que le dejé.

Me falta, sin embargo, el vínculo al video de referencia, que creo que es buena idea compatir para que se comprenda mejor el incidente. ¿Lo tienes por ahí?

Saludos desde India.

El comentario:

Muy bien la denuncia. Hay muchas cosas que funcionan muy mal en la relación de los medios del Df con sus corresponsales en los estados –y que afectan la calidad de la información que trasciende desde allí–, empezando por los patéticos pagos que les dan y por la baja preparación profesional que tienen algunos de nuestros compañeros.

Además, y esto no lo dice Guedea, está la renuncia de algunos periodistas ante las redes sociales: si lo que se dice en ellos se toma como auténtico y no se verifica, ¿para qué demonios estamos entonces los periodistas? Si no nos ocupamos de darle a la información un tratamiento profesional, pues ya, entreguemos la estafeta a los llamados “periodistas ciudadanos” y que se diga y se crea cualquier cosa proferida en 140 caracteres.

En lo que no estoy de acuerdo con Rogelio es en que le parezca “comprensible” que un medio de reciente creación difunda notas amañadas. Si a lo que aspiran los medios nuevos es a desinformar, entonces son medios que no necesitamos.

Leticia Hernandez 19 abril ,2014 a las 9:41 pm

Pedro Zamora, es un reportero serio, trabajo unos años en Morelos y tenemos una excelente opinion de su trabajo. El.ha recibido reconocimiento por su trabajo, el tono y los comentarios en la defensa de un gobernador que fue exhibido en evidente estado de ebriedad parece mas bien una forma de ocultar lo inocultable. Busquen el video y luego hablamos.

Comentarios