El PRD en Colima: a ver quién ladra más

  Si el PRD en Colima estuviera integrado por políticos menos pendencieros y tozudos, 
como lo son el trío conformado por Francisco Rodríguez, Nicolás Contreras y Rafael 
Mendoza, y si en lugar de utilizar la estrategia del gargajo para hacerse notar 
en medio de una mediocridad galopante utilizaran la propuesta y, sobre todo, 
la cristalización de proyectos que redundaran en el bien común, entonces ese 
partido tendría un futuro promisorio en nuestro estado. Pero nada hay de eso. 
Si el PAN en Colima está dividido y atribulado en este momento por sus guerras 
intestinas, el PRD está roto. La izquierda en Colima no sólo es reaccionaria sino, 
lo que es peor, iletrada y miope. Como ni saben leer ni ven bien, han calcado los 
peores vicios del PRI y del PAN y sobre ellos han pretendido erigir su revolución. 
Pero ahí donde dice revolución ellos han leído ladrido y ahí donde dice estado moderno 
ellos han leído hueso jugoso. He visto la conferencia de prensa que ha dado el diputado 
Francisco Rodríguez (asistido de Nicolás Contreras y la edil Indira Vizcaíno) con 
respecto a sus denuncias en contra de la deuda pública del gobierno del Estado y, 
como ciudadano, lo que me ha dado es más bien pena: el que me representa basa sus 
denuncias en una retahíla de rumores que, resulta, es incapaz de probar. En ese caso, 
lo pienso no sin cierta rabia, me defiendo yo solo como ciudadano. ¿Así piensa nuestro 
representante popular prerredista ganarle a gobierno del Estado? ¿Así con esa lista de 
chismes que, aun siendo ciertos, no dejarán de serlo hasta en tanto no los corroboren 
documentos contundentes?  El diputado Francisco Rodríguez ganaría mucho más, y esto es 
verdad probada, si convocara a una rueda de prensa para enlistar, en lugar de cotilleos,  
todas las iniciativas que ha presentado, las reformas a la constitución local, las leyes 
que ha aprobado, reformado, abrogado o derogado, la contribución que ha llevado a cabo 
en el ámbito de la legislación electoral, etcétera. Pero como no creo que lo haga, le 
dejo esta sabia conseja: “ojo con la verdad a medias, porque es posible que hayas 
recibido la mitad equivocada”.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios