Errata con dos dientes

El periodista Armando Martínez de la Rosa llamó asno a una persona que, durante la ceremonia de entrega del doctorado Honoris Causa a Fernando Savater, dijo que éste era novelista. Según Martínez de la Rosa, Savater no es novelista, por eso llamó asno a la persona que se atrevió a decirlo. Qué raro que Martínez de la Rosa, a quien admiro como periodista, haya errado de esta forma y, sobre todo, que lo haya hecho con esa patanería. Llamar asno a alguien no es poca cosa, aún cuando ese alguien se haya equivocado, mucho menos si no lo hizo. Savater, temo decepcionarlo, sí es novelista. Ganó el Premio Planeta de novela, por ejemplo. Y tiene varias novelas, además, que lo delatan como novelista. Es más: yo creo que es más novelista que filósofo. Pensador sí que lo es. Glosador de los grandes filósofos –sobre todo de esa mezcla entre Marcial, Comenio y Séneca-, también. Pero filósofo, lo que se dice Hegel, Kant, incluso Ciorán, no. ¡Es como decir que Paulo Cohelo es Robert Musil! De cualquier modo, se ha aprovechado la venida de Savater, y lo dicho por el novelista y pensador español, para seguir fustigando al actual y al pasado gobierno. Eso está bien, cada quien hace su trabajo. Sin embargo, yo estoy seguro que nadie del Diario de Colima se atrevería a decir –a menos que lo ocuparan sus intereses- que la Universidad de Colima necesita tener a varios Savaters como profesores de tiempo completo. ¿Toleraría la Universidad de Colima en sus aulas a profesores tan críticos y con esa idea de la libertad de expresión y de la democracia y la transparencia como la tiene el luchador social español? Curioso: eso es precisamente lo que necesita mi alma máter, y es precisamente por lo que muchos lucharemos en el futuro mediato, para seguir el ejemplo, precisamente, del novelista y pensador Fernando Savater.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios