Escritores, a escribir

Leía en el blog de Heriberto Yépez (que, opino, aunque desaparezca “físicamente” de la farándula literaria o se vaya a una isla como hice yo, no debería cerrar su blog), digo, leía en el blog de Yépez sus opiniones con respecto a lo que piensa del Festival de Literatura del Noroeste y, salvad0s todos sus aciertos relacionados con la mercachiflería en que se han convertido la mayoría de encuentros de escritores o festivales de lo que sea, hay un parrafito que no deberían olvidar (y que yo apliqué, debo decirlo a mi descargo, desde que me inicié escribiendo) aquellos que apenas se  inician en este oficio. Este parrafito, por tanto, va dedicado a los jóvenes, pues, en quienes mi interés (será porque me estoy haciendo viejo) crece cada vez más. Escribe Yépez: “Sé que jóvenes interesados en escribir leen este blog, entre otros grupos, pero a ellos les quiero decir esto: olvídense de encuentros y encuentritos; vayan a reuniones reales de literatura cuando ya tengan libros, en eso concéntrense, en hacer buenos libros, ya que los hagan, entonces, cuando los inviten a un encuentro pregunten de qué se trata, y si el encuentro es serio, es decir, tiene criterios de calidad, vayan; si no, no promuevan que la literatura sea confundida con los ‘encuentritos'”. Esto que parece un lugar común, algo “obvio”, no lo es tanto. No. Esto es como cuando leemos una novela escrita con un lenguaje sencillo, entendible, y entonces resolvemos el enigma creyendo que eso que se lee fácil está escrito ” a lo fácil”,  olvidando arteramente que para llegar a esa sencillez, a esa concisión, a veces se requieren lustros o décadas, y muchas veces se muere en el intento. La recomendación es sencilla, jóvenes, yo agregaría: lean y escriban. Pero lean y escriban en serio. Todos los días. Y no sólo libros, sino la vida de uno a otro costado. Lean la vida de uno a otro costado y reflexionen sobre ella, porque allí está el gran libro por escribir, como lo está la escultura adentro de la piedra.  Y ya cuando tengan ese libros o esos libros y los inviten a algún festival o congreso, entonces, como dice Yépez, saquen la cabeza, sopesen la oferta y, si creen que no van a “perder el tiempo”, pues entonces tómenla. Porque recuerden que todo eso (festivales, encuentros, talleres, etcétera) es parte de la literatura pero NO es la literatura. No: la literatura está ahí en los libros, que se hacen letra a letra, párrafo a párrafo. Dia-ria-men-te. Y si ustedes andan todo el día en encuentros y festivales y talleres, seguramente no van a tener tiempo de escribir las Grandes Obras que todos estamos en México necesitando cada tanto. Y yo le digo a Yépez, por otro lado (si es que me está escuchando): no les hagas caso a esos que te dicen que te canses y te sientes,  Yépez, porque la literatura o la crítica no es tampoco un asunto de hoy me canso y mañana le sigo. Este es un asunto de ya sacaste la pistola, ya te metiste en este “vicio impune” (Valéry dixit), pos ahora dispárala porque con las armas no debe uno andar  nomás asustando.  Pero si por alguna razón esos jóvenes aún no tienen pistola, pues en nada demeritaría empezar por las pedradas, pues…

Escribe un comentario en este artículo

3 comentarios en “Escritores, a escribir”

cada dia me sorprendes mas Rogelio tus comentarios y palabras siempre son objetibas. ya tenia tiempo sin poder visitar tu pagina de internet pero habeces el trabajo te alcanza si te dejas alcanzar y no te quiere dejar salir, pero bueno esa historia es la de muchos que cometen errores. Lo importante es salir, haber si me habisas si es que bienes este año a la FIl(feria internacional del libro) para irte a saludar y haber si tenemos la suerte de tenerte otravez de invitado de lujo en la universidad. gracias por mandarme a mi correo esta informacion, seguiremos en contacto y con mas tiempo que vida estaremos siempre al pie del cañon como decia mi abuela, nunca entendi bien por que al pie del cañon, aun lo reflexiono para entender su significado..jajaja. que estes muy bien Rogelio te mando un un gran abrazo y no estas apartado en una isla solo escojiste un lugar distinto eso es bueno.

Totalmente de acuerdo con usted, Guedea

Es curioso cómo el día de hoy que se me ocurre buscar su blog para darle una checada, me encuentro con esta entrada. Precisamente acabo de terminar de leer el libro “La increíble hazaña de ser mexicano” de este autor. Su hermano (Héctor Guedea), un gran amigo mío, me recomendó otra obra llamada “A.B.U.R.T.O.”; así como varias novelas suyas, que como lector colimense, me gustaría “echar ojo” de su bibliografía.
A mis veinticuatro “velas”, comienza mi inquietud por querer escribir. Es por eso que encuentro interesante este artículo, y encuentro gracioso como todo converge.
Estos tips que acaba de mencionar, creo que me servirán de gran ayuda para hacer realidad ese gusto incipiente de crear literatura. Lo pondré en práctica.

Comentarios