Esculturas de madera

No hace mucho escribí sobre las esculturas de personajes pintorescos de Colima creadas por el artista Gil Garea para embellecer el paisaje de nuestra urbe. Algunas de estas esculturas, realmente bellas y que logran el objetivo de generar una atmósfera que mezcla tradición popular y arte del más alto calado, se encuentran en el primer cuadro de la ciudad. Refiero esto porque hace poco me llegaron unas imágenes de unas esculturas de madera que fueron colocadas, en su mayoría, en el camellón de la avenida Felipe Sevilla del Río. Las fotos venían acompañadas de un reclamo que, luego de verlas, no me pareció desproporcionado: estas esculturas de madera afean el paisaje citadino, convirtiéndolo en algo un tanto grotesco debido –dicho sea con todo respeto para quienes las elaboraron- a la falta de sensibilidad estética. Ignoro quién sea el responsable de este proyecto, a saber lo es el ayuntamiento de Colima. De ser así, estaríamos a tiempo de evitar que la falta de consenso en lo que es o debe ser una obra de arte urbano nos vaya a resultar en la colocación de más de estas esculturas. Hay que decirlo claramente: no se ven bien. Las esculturas de Gil Garea podrían servir de punto de referencia cuando queramos realizar proyectos de este tipo, siempre y cuando el objetivo sea superar el nivel de Gil Garea o, en su defecto, igualarlo. No creo que sea mucho pedir.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios