Ética, estética y políticos

Mientras la ética y la estética discuten, polemizan, debaten, los políticos se mofan de los intelectuales. Me explico: no minimizo la importancia que tiene re-visitar, a estas alturas del nuevo milenio, las diferencias y simpatías entre ética y estética, que para mí –por lo menos ahora- son también inseparables, lo que sí creo es que con este nuevo round estamos sacando a la luz una dolencia que siempre hemos padecido: somos incapaces de ponernos de acuerdo. Yo pienso: el país se está cayendo a pedazos, el sistema político está podrido –y ese cáncer, como se ve- llega hasta los ámbitos de la cultura, y: ¿no podremos ser capaces todos –poetas y novelistas, ensayistas y cronistas- de dejar por ahora el debate ético-estético, conciliarnos en lo ideológico, firmar una carta conjunta y lanzarla como un misil contra un gobierno que, si lo observamos con detenimiento,  ha ya infectado de sus mismos males a la ética y estética mexicana? Yo creo que nuestro tiempo exige ahora algo ineludible: acción. La palabra venida a hechos. Convertida en toda la realidad que la contiene. No la palabra mirándose en el propio espejo y diciéndose: espejito, espejito… Etcétera. No. La palabra en su realidad, convertida en objeto de cambio (de cambios). No creo en una literatura –no ante las circunstancias que vivimos ahora, insisto- alejada del clamor social, imantada en su ego pirotécnico. Si la Belleza es cierta, como decimos, y aparte tiene principios, como pedimos, entonces que salga a la calle y que embellezca lo que toque: ya.

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Ética, estética y políticos”

Rogelio,

Como recordaras, no no se puede poner de acuerdo esta comunidad. La tirada no es esta comunidad, entonces, sino alla fuera. No esperar nada de otros, es otra buena idea. Lo que se tenga que hacer hacerlo uno mismo. Saludos, h.

Comentarios