FOSAP, sistema educativo y corrupción

No sé si han sido diez o quince veces, pero esa es más o menos la cifra en que he recibido un email de conocidos y desconocidos en donde se habla de ciertas oscuras negociaciones en torno al FOSAP universitario y lo que ha causado su supuesto silenciamiento. Se dice, entre otras cosas, que en el asunto está implicado el ex gobernador Moreno Peña, quien ordenó al rector Aguayo López dar poco más de doscientos sesenta millones de pesos para la campaña de Peña Nieto, y que esto ocasionó que, básicamente, el gobernador Mario Anguiano no metiera las manos más en el FOSAP por temor, eso presume el documento, a que Peña Nieto, de llegar a presidente, se cobre la factura a precio alto. Sea esta historia macabra cierta o no (que, en lo que se refiere a historias macabras, no dudaría de ninguna que se le atribuya a Moreno Peña), es preciso soltar los perros para advertir lo siguiente: si las gentes de poder de hoy (y me refiero básicamente al gobernador Mario Anguiano, al rector Aguayo López, y a los políticos de primer nivel) no hacen nada por apostar todo lo que tienen en sus manos a la educación, esto es, no blindan no sólo nuestra alma máter con un próximo rector de primera línea sino incluso todos los niveles del sector educativo (desde preescolar hasta secundaria), la violencia que hoy consume las calles de nuestra ciudad y país (y que ven tan lejana como el ser humano ve la muerta hasta en tanto no le toca) entrará como un estrépito a sus propias familias, degollando hermanos, hijos, nietos, etcétera. La causante de esta violencia que vemos en las calles se debe simplemente a que una élite (política, empresarial, etcétera) se está llevando a sus arcas mucho más de lo debido, dejando sin opciones de ningún tipo a los que menos tienen, quienes, desesperados y famélicos, ahora están reclamando eso que consideran les pertenece. Un sistema más justo probaría que la barbarie a la que hemos llegado no es algo que “traigamos en la sangre”. La palabra aquí que lo resume todo es ésta: corrupción. Nuestro sistema está corrompido desde lo más abajo (ahí está el propio caso del desvergonzado munícipe panista Larrazabal), y si no hay un verdadero pacto de conciencia que empiece en los actores políticos, siga en las instituciones de gobierno y alcance así a todos los sectores circunvecinos (incluidos los privados), las consecuencias serán lamentables y los costos incalculables, sobre todo para aquellos que piensan que dinero y poder son, ojalá que lo reconsideren a tiempo, paraísos infranqueables.

AFmedios / Tambien puedes escuchar este Paracaídas en La Mejor FM, 92.5 de tu radio, los martes a las 8:30am.

Escribe un comentario en este artículo

2 comentarios en “FOSAP, sistema educativo y corrupción”

Rogelio, no puedo más que suscribir, en todas y cada una de sus letras, tu texto. Coincido plenamente. Es excelente. Lástima que hable de nuestras miserias, pero como decía Cristina Pacheco: “Aquí nos tocó vivir”, y no queda más que encaralo y luchar por transformarlo.
Un abrazo.

Teresa Hernández 14 marzo ,2012 a las 3:24 pm

Es una lástima que esto nos suceda a los universitarios, sobretodo a los que menos tenemos y a los que nos partimos el alma dia con dia dentro de las aulas, para ganar un poco de dinero para comer y llevar comida a nuestros hogares, despues de tantos años de estudiar y de actualizarte cada año, al final de tu vida laboral saber que no cuentas con nada o simplemente con poco, cuando ya tus facultades corporales y mentales ya no te permitan valerte por ti mismo. Yo me pregunto: Cuándo llegará la espiritualidad a estos hombres que se han saciado de dinero y de poder??????

Comentarios