Hambre y sed en México

En México nos hemos acostumbrado a curar antes que a prevenir. La cultura de la prevención es prácticamente inexistente en nuestro país. Y esto lo podemos constatar, para no ir muy lejos, con el asunto de la guerra del narcotráfico, que ahora quiere curar lo que pudo prevenir.

Los agujeros que existen son precisamente porque dejamos que nos lloviera sobre mojado. No un año ni dos: sino décadas.

Y en lo humano no hemos salido indemnes. Ya lo vimos con los indígenas rarámuris, de la sierra Tarahumara: se están muriendo de hambre y sufren la peor sequía en siete décadas. Esta es la misma sequía que azola a 19 estados del país, con pérdidas millonarias.

La propia Conagua ha reportado que 54% del país reporta escasez de agua.

Si ya desde hace lustros dejamos de ser autosuficientes en materia alimentaria, con la sequía la tragedia se agravará. Las estadísticas no mienten: nuestras importaciones son mayores que nuestras exportaciones.

Los reclamos por el agua han empezado a brotar por todos lados. En el Valle de San Quintín, por mencionar un caso, ya hubo un tsunami de reclamos. Ahí, el gasto diario de agua por persona es, más o menos, de trescientos litros diarios. Contrario a esto, una familia de campesinos tiene que averiguárselas con un tambo de 200 litros a la semana, que aparte le cuesta caro.

Hay, como en todo: inequidad, dejadez, corrupción. Se sabe que el presidente Calderón vetó un apoyo urgente de diez mil millones de pesos que se destinarían  a paliar los estragos dejados por la sequía, aunque después –lo que no vio con buenos ojos la plana priista- aprobara uno de 34 mil millones de pesos y un plan para conseguir hacer frente al problema, un problema que, como siempre, afecta curiosamente a las clases más descobijadas.

Nadie duda que las medidas tomadas -incluidas las despensas que Sedesol dio a los campesinos e indígenas para que no se murieran de hambre- sean un paliativo, pero éste no es más que el panadol que nos quita el dolor de cabeza momentáneamente pero no arranca el problema de raíz que lo genera, que, para este caso, sería revitalizar de verdad el campo y la pobre industria que lo encadena.

Una caravana del hambre recorrió México para alertarnos que más de 2.5 millones de mexicanos se encuentran en peligro de hambruna, datos que fueron confirmados por  Julio Romero Polanco, académico del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, quien además dijo que de no tomarse las medidas necesarias para contrarrestar la pérdida de productos agrícolas y ganadería a consecuencia de la sequía esto podría recrudecer el problema pues se calcula que 1.4 millones de hectáreas sufrieron estragos provocados por las condiciones climáticas adversas, lo cual representó pérdidas de 3.2 millones de toneladas de maíz, 600 mil de frijol y 60 mil cabezas de ganado, durante el año pasado.

Si en una casa falta agua y comida, que es lo que en ninguna casa debe faltar, de nada sirve que nos jactemos de tenerla con tres pisos, alberca, cancha de tenis y dos autos último modelo en el garage. Esto es un despropósito, tanto como tener, ya lo sabemos, al hombrazo más rico del mundo en un país que tiene más de 12 millones de habitantes viviendo en pobreza extrema.

Este artículo fue publicado en el periódico El Financiero.

 

Escribe un comentario en este artículo

7 comentarios en “Hambre y sed en México”

Buenas Días:

Interesante, preocupante la reflexión de vos en este texto, comentar sobre el mismo es romper con la expresión le das. Me permito una pregunta a todos, cuando hablas que nuestras importaciones son más fuertes que las exportaciones, eso nos convierte en un país dependiente de otro, lo cual en algunos casos tiende a perder la libertad, a obedecer reglas para poder mantener lo principal que debe haber en una casa, el alimento.

ALFREDO CESAR JUAREZ ALBARRAN 3 febrero ,2012 a las 10:32 am

REALMENTE preocupante lo que sucede con nuestros indigenas raramuris y otros………no seamos pasivos ante ello, hagamos algo……..no veamos su desaparicion como por “Seleccion natural”…………porque no les damos fuentes de trabajo permanentes en lugar de dadivas?……….

Hola Rogelio! totalmente de acuerdo con su artículo, preocupante, reflexivo, que nos invitar a actuar, pero como? Si de entrada cuando se quiere combatir el monopolio que existe en relación con la telefonía, nuestras autoridades dicen que no hay competencia, entonces contra quién hay que luchar? Como siempre un gran abrazo y muchas bendiciones para la familia.

En 1848 México tenía 6 millones de habitantes, el mismo número que un país pequeño (del tamaño del Estado de Oaxaca) en el centro de Europa que se llama Hungría. Hoy en Hungría hay 12 millones y en México vamos a diez veces tanto, si no es que ya estemos ahí. (Yo dudo de la exactitud de los censos mexicanos…) Un país que ha perdido gran parte de su tierra arable en una guerra con su vecino, que tiene enormes zonas áridas, se ve ahora en el dilema de que esas mismas zonas se están expandiendo, debido al calentamiento global. El mencionado calentamiento no le importa mucho a los mexicanos, ni les importa que los que sufren de hambre, falta de agua y miserias que llevan a la muerte temprana, son los que tienen menos y que la mayor parte de los que tienen menos son indígenas. Tampoco parece importar mucho que el abismo que separa a ricos de los pobres se está ampliando año con año.
Bien dices que la prevención no forma parte de la cultura Mexicana. La cohesión cívica tampoco.

Lamentable y desafortunada la cohesion civica y la nula cultura de prevencion de la sociedad mexicana, absolutamente de acuerdo con Susana. Pero, aun mas y sin embargo, los senalamientos y analisis kritikos de la realidad Mexikana abundan en la casa de cristal Akademica desde donde se lanzan pedradas como viles mercenarios al servicio de… A ver ilustrisimios, teorifikame esta. Saludos.

excelente tu comentario y tu reflexión ante este problema que afecta a nuestros hermanos, cuando nos vamos a preocupar los mexicanos de este problema? cuando ya no tengamos agua, ni que comer es ahi donde nos vamos a preocupar pero ya para que, si va a ser demasiado tarde. saludos…

Qué cosas tan horribles. Y la gente pasando hambre y los animales muriendo por causa de la sequía. Muy terrible.

Comentarios