La biblioteca de autores colimenses de Enrique Ceballos

El que vaya al portal Medellín de Colima y visite la tienda de “Caco” Ceballos encontrará, en el segundo piso del lado izquierdo, detrás de una verja negra, la que es, quizá, la biblioteca más completa de autores colimenses de nuestro estado. Su hacedor: Enrique Ceballos Ramos, quien en el último lustro se ha  dedicado con ahínco no sólo a promover cuanta obra de autores locales aparece, sino también a publicar nuevas ediciones de autores que, en apariencia, han  quedado en el olvido o corren tal riesgo. El trabajo de Enrique Ceballos empieza ya (yo lo he venido siguiendo atentamente desde hace varios años) a dejar una  impronta en la historia literaria y cultural de Colima, sobre todo porque priva en su afán un aspecto que normalmente brilla por su ausencia en estas arduas labores: el desinterés. Para concretar sus proyectos, Ceballos Ramos se ha valido incluso de la iniciativa privada, como en el caso de la empresa Civitatis, de la maestra Socorro Arce, a quien Ceballos Ramos califica como la “mecenas de las letras y las artes en Colima”, para publicar obras que, en un porvenir no muy lejano, serán herramientas imprescindibles para los futuros investigadores (nacionales o internacionales) interesados en nuestras letras. Una de estas obras es, por ejemplo, Colima: tierra de letras, que precisamente lleva el nombre de la editorial que dirige el propio Ceballos Ramos. En esta obra se reúnen y analizan 81 libros de poesía y narrativa de autores colimenses, cubriendo un periodo que va de 1996 a 2000, y que además promete un segundo volumen. También ha publicado obras históricas y homenajes a escritores que, aunque no nacidos en Colima, dejaron huellas profundas en él, como en el caso de la poeta Griselda Álvarez, de quien recientemente, bajo su sello “Tierra de Letras”, publicó Resaca del olvido, en homenaje al centenario de la ex gobernadora colimense. Habría que aprovechar que este año Colima es la Capital Americana de la Cultura para impulsar, desde todos los ámbitos, a los autores colimenses, para así asegurarnos que nuestra memoria literaria e histórica permanecerá indemne al inmisericorde paso del tiempo.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios