La Familia Michoacana en Colima

Me reservé el derecho a opinar en su momento sobre los lazos de Samuel Rodríguez Moreno, sobrino
del ex gobernador Moreno Peña, con Gerardo Mendoza, de La Familia Michoacana en Colima, por
el simple hecho de esperar a que aparecieran datos más contundentes que evitaran, por supuesto,
darle un matiz político a un asunto que no debe tenerlo, como tampoco se debería involucrar
al ex gobernador Moreno Peña en un caso que, al día de hoy, ensombrece más su carrera
política, sí, pero no lo inculpa legalmente. Es delicado, hay que decirlo, que las últimas averiguaciones pongan
en evidencia la relación jurídica entre Gerardo Mendoza y Samuel Rodríguez, éste último apoderado del
primero para llevar a cabo sus pleitos y cobranzas. Esto es: para aquellos que pretendieron
desviar la atención pública argumentando que se trataba, más bien, de una venganza política, ahora tendrán que recoger
sus palabras y comérselas todas de un bocado. Si ya la relación, incluso jurídica, está comprobada entre
Gerardo Mendoza y Samuel Rodríguez Moreno, ¿quién podría dudar de que realmente sea factible una probable
coautoría intelectual en el caso del asesinato del ex gobernador Silverio Cavazos? Y de ser esto cierto,
¿quién podría negar que fue al ex gobernador Moreno Peña a quien más benefició (entre comillas) el crimen de Cavazos?
Si bien un caso no debe estar relacionado con el otro, también es cierto que no tendrían por qué estar peleados.
De ahí la importancia de seguir investigando, y de llegar a las últimas consecuencias, como lo debe hacer, dicho
sea de paso, la presidenta de Villa de Álvarez con respecto al triple crimen sucedido hace poco en un centro
comercial en donde se utilizaron placas sobrepuestas del ayuntamiento, que -y ese es el grave problema-
nunca se denunciaron como robadas.La legalidad tiene manos grandes, es cierto, pero también pies
muy ligeros. Se necesitan dos bueno grilletes, como dicen, para detenerles la carrera.

Escribe un comentario en este artículo

3 comentarios en “La Familia Michoacana en Colima”

Con presunción de no culpable y con policía no corrupta, ¿te imaginas cuánto menos barroco sería tu texto?

¡Qué cosa más bárbara! No, y no dudo que esas cosas pasen allá, igual que muchas partes del mundo. Pero cuando leí el título del post pensé que iba a tratarse sobre la vida familiar en Michoacán…Me encantan Morelia, las paletas, el lago con la islita en el medio…Cariños taoseños…

Feliz Navidad Rogelio, a veces leo en silencio, pero hoy quise agradecerte cada artículo y escrito en que pones el alma.

Comentarios