La ilustre rotonda

Si el lugar físico que ocupa la llamada Rotonda de Colimenses Ilustres no ha dejado de levantar ronchas entre tirios y troyanos, no quiero pensar en las que se levantarán al momento de decidir el nombre de los congraciados con tal honor. Yo me pregunto: ¿qué parámetros tomarán para saber qué colimense es o no ilustre? ¿Ilustre con respecto a qué o quién? ¿Ilustres sólo para Colima o también para México o el mundo? ¿Ilustres a secas?
Pongamos un ejemplo: el maestro Jorge Chávez Carrillo, que criticó la Rotonda, podría ser sin una duda un firme candidato para formar parte de esta rotonda de ilustres si consideramos su ilustridad (y lo digo con todo el respeto) con la de Juan Baltazar, un amigo mío de Armería que pinta en sus tiempos de ocio unas acuarelas que envidiaría el propio Gonzalo Villa Chávez, que dicen que era un gran acuarelista, pero su ilustridad caería por los suelos y entonces no valdría su obra pictórica ni una nota a pie de página si la comparamos con la pintura de un Picasso o, para no ir tan lejos, del propio Diego Rivera.
Dejarlo sólo a nivel local sería igual o peor, porque entonces el maestro Chávez Carrillo tendría que competir con Alejandro Rangel Hidalgo, Alfonso Michel, Portillo del Toro, un largo etcétera y luego con Gabriel de la Mora, quien a su corta edad (es de 1968) me temo que ya los supera a todos. Ahora bien, esto es sólo si comparamos a los ilustres en un mismo ámbito (en este caso artes-pintura), ya no quiero pensar cuando se busque comparar a un ilustre pintor con algún ilustre político o poeta o con uno de nuestros personajes pintorescos (como don Chema El Tejuinero), para decidir a cuál hay que hacerle la placa, y de qué proporciones, en caso de que la ilustridad sea inobjetable pero sea su tamaño el que varíe.
Dicho lo anterior, para mí no hay mejor lugar en el que pueda estar una Rotonda que no sea en el parque de la Piedra Lisa, en la Feria de Todos los Santos o en el mercado Obregón, justo al lado de donde están todas las piñatas. Yo estoy tan preocupado con el asunto, tanto o más que el maestro Chávez Carrillo, que he dejado instrucciones precisas para que cuando muera realicen los trámites correspondientes ante la autoridad competente con el fin de que me den una ronda por el barrio Los Viveros, donde crecí, para ver si acaso puedo escuchar, aunque sea a lo lejos, el eco infantil de mis propios pasos.

Periódico Ecos de la Costa / AFmedios / Puedes también escuchar este Paracaídas en La Mejor FM, 92.5 de tu radio, los martes a las 8:30am.

Escribe un comentario en este artículo

8 comentarios en “La ilustre rotonda”

todo está hecho para los favoritos del régimen; así pasa con la de la ciudad de México

Yo estoy de acuerdo con tu inquietud. ¿Cuál es el criterio para colocar a un personaje en la Rotonda de colimenses ilustres? y además, ¿Quién elabora dichos criterios? Al menos que nos lo hagan saber, lo mismo que nos deberían de decir por qué se designa una calle con tal o cual nombre, o se erige un busto en tal o cual lugar.

Falto dentro de los pintorescos a Baldo el tejuinero..saludos.

Juan Carlos Reyes G. 2 mayo ,2011 a las 5:03 pm

Rogelio: Admito que nunca había leido, ni escuchado la palabra “ilustridad”, que me parece correcta y en todo caso mejor, para el caso. No creo que a Jorge Chávez le quedaran bien adjetivos como ilustrado, o lustroso. Como no queriendo quedarse atrás, Villa de Alvarez ya cuenta también con su Rotonda de los Villalvarences Ilustres (a un costado de la Casa de la Cultura), si no la conoces te recomiendo que vayas a ver quienes fueron los primeros en alcanzar pedestal Un crodial saludo.

Horacio Archundia 2 mayo ,2011 a las 7:56 pm

Rogelio: Me parece que las opiniones de Don Jorge salen de cordura, quizá debido a su edad. Y no quiero con esto faltarle al respeto. Pero sí creo que deberían analizarse aquellos pioneros de la cultura, principalmente, que descollaron en el país siendo colimenses. Hasta el momento, y tú lo sabes, no ha habido un colimense de brillo mundial, de manera que en ese sentido pues la exigencia de ilustridad internacional ya se jodió. De acuerdo a mi percepción provinciana – ranchero al fin soy de nacimiento-, se debe tomar en cuenta la labor que en alguna discplina o actividad -artística,cultural, educativa, política, cientíica-, haya desarrollado el candidato. Y como será imposible localizar a uno que sea de nombradía universal, conformémosnos entonces con sepultar en la Rotonda a quienes más o menos hicieron “ruido” en su tiempo y en sus cosas. Se me ocurre ahora Don Gregorio Torres Quintero, que es el único colimense cuyos restos están en la Rotonda nacional. Luego pensaría en localizar los restos de Juanita Ursúa y Rafaela Suárez, maestras también. Y quizá ingresaría los de Daniel Moreno -aunque respinguen algunos, jajaja-. Y mi lista crecería pensando sobre todo en aquellos que, a nivel nacional, hicieron algo rescatable aunque no adquirieran la fama irrebatible que imaginemos. Un abrazo a donde te halles.
Horacio Archundia

Querido Rogelio:De fama Internacional por lo menos menciono a dos:Alfonso Michel y Alberto Isaac,casi todo el mundo sabe sus méritos.También Alejandro Rangel Hidalgo con sus tarjetas de la UNICEF…Se te olvidó uno de los mejores artistas actuales:Gil Garea.Hay algunos que saben vender,él sabe pintar.
De todas formas en ese adefesio que es la mencionada rotonda,dudo que sea un honor para ellos yacer ahí cuando mueran.
Estoy de acuerdo contigo,¿cuáles criterios serán los que prevalezcan para los ilustres colimenses y su rotonda?.Espero que se haga una consulta ciudadana y que las opiniones sean tomadas en cuenta,para variar digo yo y que no quede el compadre o el pariente del influyente nomás.

Estimados Lectores,

A mí estas cosas me apasionan. Pero he pensado en una famosa Rotonda que funge como cárcel de horror, ubicada en un país del Caribe adonde valdría la pena enviar unos cuantos!!!
Al fin y al cabo el nombre refiere a corrupción y a favoritismo que en todas partes soslaya el verdadero valor de las cosas.

Yo ya tengo mi propia rotonda: El corazón de mi esposa y de mis hijos. Lo demás que importa.

Comentarios