La inseguridad en Colima: ¿vender sangre o tapar cañerías?

Nadie podría negar que la estrategia del nuevo gobierno federal contra el tema del narcotráfico y la violencia ha cambiado, sobre todo en términos mediáticos. Se quiere, obviamente, crear la percepción de que la violencia se ha reducido y de que es tiempo, ahora, de pasar a otras prioridades: como el hambre. Esta avanzada federal tocó, invariablemente, a los estados. Colima no fue la excepción. Hace unos días se desató una polémica por este motivo. Se criticó al gobernador (y la nota tuvo resonancia nacional) de querer, para decirlo coloquialmente, tapar el sol con un dedo en el tema de la violencia. Algunos medios de comunicación (o más bien: algunos articulistas) pusieron tremendo grito en el cielo. ¿Cómo va el gobierno a encubrir los tantos muertos que aparecen todos los días en las calles de nuestro Estado?, cuestionaban. La función comunicativa que han cumplido algunos de nuestros medios (sobre todo Diario de Colima y Ecos de la Costa, con estrategias distintas pero con el mismo fin: dinero) se han dedicado a vender sangre en sus rotativos. Si no inician la mañana anunciando a un descabezado o utilizando el dolor de los padres de una niña recién muerta, como en el caso de la tecomense Irma Jazmín, entonces no están contentos. Esto, obviamente, debe cambiar, y si no lo hacen los medios en sí mismos (como se ve que no lo harán), el cambio de estrategia tiene que venir desde el gobierno. Ahora bien: yo estoy de acuerdo en que este cambio de estrategia comunicativa se dé a la par también de un cambio de estrategia de combate al crimen organizado. Y la mejor, sabemos, es la que ataque la fuentes de financiamiento del narcotráfico, para así tapar todas sus cañerías. Si no se tocan sus dineros entonces de nada sirve la nueva estrategia comunicativa y no pasará un mes o dos cuando caiga por su propio peso. El gobernador Mario Anguiano, por tanto, debe tomar en cuenta estos dos aspectos. Si cambia su estrategia comunicativa (lo que me parece bien pues de poco o nada nos sirve recrudecer la psicosis social) debe asegurarse primero que la estrategia de fondo de lucha contra el crimen organizado cambió también. De lo contrario, los medios de comunicación, siempre en beneficio de sus propios intereses, seguirán vendiendo sangre como se vende en el mercado el pan caliente.

 

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios