La UdeC mañana

Tres son las áreas que la Universidad de Colima deberá transformar significativamente en los próximos diez años: administración, docencia e investigación. El cambio radical del área administrativa tendrá que beneficiar, principalmente, los otros dos ámbitos: docencia e investigación, descargándole a estos actividades que no les son propias o que, lejos de permitirles su eficiencia, se las retarda. La idea es que el profesor investigador pueda dedicarse casi exclusivamente a enseñar y a investigar (incluso más a lo segundo que a lo primero), porque de otra forma será imposible conseguir el fin último: el vínculo con lo social.
    En docencia, se deberán concentrar los esfuerzos en reducir las horas clase y en aumentar la calidad y efectividad de la enseñanza, incluso modificando la currícula para darle con ello un valor agregado al autoaprendizaje. Con ello, el catedrático tendrá mayor tiempo-real para dedicarse a la tarea principal de la universidad del porvenir: investigar. Las universidades que en los próximos diez años no entren en esta dinámica se convertirán, por decirlo sucintamente, en malos negocios para el estado y la sociedad, y la brecha entre la realidad social y la realidad del conocimiento se hará cada vez más grande. Es decir: la tuerca de nuestra mano izquierda no enroscará con el tornillo de nuestra mano derecha. Dos realidades separadas por un abismo. Si logramos, en cambio, cerrar esta brecha, entonces nuestra universidad tendrá un futuro posible y saludable. Podría empezarse, digamos, por construir (y no sólo en términos de edificio) una buena biblioteca, con un acervo envidiable y bien abastecida tecnológicamente (aulas de estudio, salas de video, internet, hemeroteca, sistema inteligente de préstamo, etcétera), y que esta biblioteca se convierta en el símbolo mismo de la universidad que todos queremos tener: una universidad que, por encima de todo, pone su razón de ser en el saber y el conocimiento. Sueño con la idea de ver a maestros, estudiantes y curiosos caminar por los pasillos de la biblioteca, yendo viniendo entre sus anaqueles llenos de libros, hurgando aquí y allá, y luego teniendo ahí mismo, dentro de la biblioteca, en una sala propia para el caso, la presentación de un libro, una charla, una convención de expertos en lo que tú quieras imaginar (ciencia, humanidades, negocios), tal como se hace en otras universidades del mundo. Este cambio, para los ojos no sólo de la sociedad colimense sino del país entero, tendría su correspondiente en la siguiente imagen: un soldado que un buen día va a la librería de la esquina, entrega su bayoneta y a cambio recibe, jubiloso, los Veinte poemas de amor y una canción desesperada de Pablo Neruda.

 

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “La UdeC mañana”

Franz Marquez Garcia 21 diciembre ,2009 a las 6:46 pm

hola Rogelio, como has estado? ojala y te encuentres bien, pasaba aqui por tu sitio web para saludarte y para desearte una feliz navidad y un prospero año nuevo, que todos tus proyectos para este año se cumplan, se que se cumpliran por que eres una gran persona, inteligente y trabajadora, ojala y te tengamos pronto por aca por guadalajara, ya te agrege en mi twitter, Base_etudiantil, que es una de las redes de nuestro grupo estudiantil que nos juntamos para hacer un movimiento social para ayudar a la sociedad, bueno rogelio que estes bien, mis mejores deseos y seguiremos en contacto mientras estemos aqui.

Comentarios