Las cuotas negras del Otro PRI

La batalla entre el PRI y el Otro PRI por las candidaturas a los diferentes puestos de elección popular es lo que ha marcado la vida política de Colima en los últimos meses. No hay otro tema más importante que ese. El Otro PRI, cada vez más en franca bancarrota, ha hecho hasta lo imposible por imponer a sus candidatos aliados con el fin de tener las piezas bien colocadas para la gubernatura de 2015. Pero el PRI real, ni la sociedad en general, parece estar dispuesto a permitírselo. Lo sucedido, por ejemplo, hace un par de días con la cancelación de la candidatura de Nacho Peralta al senado puede ser un indicio claro de ello. Se argumentó, sí, que la causa esencial fue la llamada “cuota de género” que no cumplía el PRI (como tampoco la cumplían el resto de los partidos mayoritarios), pero sea cual fuere el motivo lo cierto es que también se habla de que Nacho Peralta ha dado muestras de estar íntimamente relacionado con el Otro PRI, esto es, con el grupo de Moreno Peña, y que, además, había tenido una reunión conciliatoria con su tío Héctor Sánchez de la Madrid, director del periódico que no ha podido –y no podrá- saquear las arcas del gobierno estatal a base de chantajes periodísticos como lo hizo con gobiernos anteriores. No es, sin embargo, la supuesta condena del PRI real, o del mandatario estatal, lo que truncó el camino de Nacho Peralta hacia el senado, cosa que lo desvía grandemente del otro camino importante (el de la gubernatura), sino la condena social que, en boca y manos de los representantes populares, se tiene en contra del Otro PRI, que ha demostrado ser un obstáculo para el progreso y desarrollo de los colimenses. Estos hechos no hacen sino advertir a aquellos que aspiren a puestos de elección (Francisco Zepeda, Aguayo López, etcétera) que la alianza con el Otro PRI, especialmente con su líder, el ex gobernador Moreno Peña, no les traerá más que saldos negros. Por eso, aquí sí deberíamos recordar –y no olvidarla- esa máxima que dice: “más vale solos que mal acompañados”.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios