Las Universidad de Colima y las elecciones de 2015

Derrocada la intención, por parte de algunos disidentes del SUTUC e igualmente militantes de Morena, de hacer de nuestra casa de estudios un cuarto de guerra para las próximas elecciones, lo que sigue para nuestra alma máter es no sólo enfocar todas sus energías en las áreas básicas de su competencia (la enseñanza y la investigación), sino también definir el papel que cumplirá de cara a las próximas elecciones, pues esto será fundamental para evitar volver a ser blanco de ataques y, con ello, volver a entrar en un desgaste innecesario. El rector, entonces, tendrá que implementar un estrategia y un firme posicionamiento que tenga como fin, por un lado, la creación de espacios de debate político plurales, en donde todas las fracciones partidistas puedan sentirse representadas en igualdad de condiciones, de así requerirlo, y, por otro, evitar, por todos los medios,  que arraiguen percepciones monopartidistas y alianzas con determinados candidatos a la gubernatura, sobre todo ahora que el grupo de disidentes defenestrados (todos aglutinados en Morena) insistirán (con fines puramente electorales y de desprestigio para nuestra institución) en la macabra filiación priista de nuestra máxima casa de estudios. Esto no quiere decir que los miembros de la comunidad universitaria no puedan expresar libremente sus filiaciones políticas o ideógicas, pero sería grave error que se cruzara la frontera de la tolerancia, se violara el marco del respeto (como lo hacen los disidentes del  SUTUC, que insultan a quienes no comparten sus posturas) y se redujera nuestro espacio universitario de convicencia a un mero campo de batalla. No hay que olvidar, por lo demás, que las críticas (por más ásperas que sean) son propositivas sólo cuando vienen acompañadas de su complemento: la solución a aquello que se critica. De otra forma, no son críticas sino meras representaciones del resentimiento. Ojalá que esta visión universitaria de cara a las próximas elecciones consolide más su liderazgo dentro y fuera del estado e impida, con ello, que aquellos que sólo la ven como un botín de beneficiencia personal no puedan, como hasta ahora, sortear sus altos muros.

 

 

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios