Locho Morán: chapulinero

Hace unos días Locho Morán renunció a doce años de militancia panista. Su renuncia la motivó, según él, la corrupción de su partido. Sabemos que no es así. El PAN ha estado corrompido desde los tiempos en que Locho Morán ocupó importantes cargos bajo el membrete del blanquiazul: edil capitalino, diputado federal, etcétera. Nunca entonces dijo nada. Por eso, la renuncia de Locho Morán sólo lo evidencia como un político chapulinero más y no como el adalid de la democracia y transparencia en que ahora se erige. En palabras coloquiales: cuando Locho Morán vio que ya no podía saciar sus intereses personales con puestos importantes dentro del PAN, entonces es que decide abandonarlo. Eso es todo. La opacidad que ahora le reprocha al partido que lo enriqueciera es la misma que él muestra con esta renuncia. Locho Morán es, pues, lo que critica. Porque si él ex candidato a gobernador hubiera querido realmente sorprendernos, habría anunciado su retiro de la política y su dedicación completa a alguna fundación sin ánimo de lucro, respaldada por su empresa. Lo malo de esto es que la renuncia de Locho Morán y la declaración de uno de los representantes de Ciudadanos construyendo el cambio, Macías Becerril, dan una doble estocada a la democracia colimense. Primero, por lo dicho antes con respecto a Locho Morán, que lo evidenció como un político chapulín más, y segundo porque sólo la agrupación Ciudadanos construyendo el cambio cree que han convencido a la sociedad con el cuento de que son realmente ciudadanos (limpios de toda mancha partidista y política) los que constituyen su organismo, cuando en realidad está ya totalmente evidenciado que es la cueva a donde todos los políticos frustrados de otros partidos van a ir a parar para saciar sus ambiciones políticas personales. Para confirmar esto, ahí está ya la invitación de Ciudadanos construyendo el cambio a Locho Morán para que pueda ser su candidato a la gubernatura, y también lo está la del mismo PRD, para el cual tiene al parecer las puertas abiertas. Se ha dicho que Locho Morán podría formar un gran frente para sacar, ahora sí, al PRI del gobierno. Yo creo, sin embargo, que lo que está haciendo es caerse, más bien, de espaldas.

Escribe un comentario en este artículo

2 comentarios en “Locho Morán: chapulinero”

Alberto Juárez Cortés 8 noviembre ,2014 a las 8:33 am

una historia vieja con un personaje “nuevo”.. a quien pretenden engañar los políticos con éste tipo de maniobras y declaraciones? todos los ciudadanos pensantes sabemos quiénes son y como actúan… saludos Rogelio!

José Ramón Vargas Valle 11 noviembre ,2014 a las 2:54 pm

No se si el tal Locho esté ya a salvo de la justicia penal y de la justicia divina. Lo cierto es que él sigue siendo un criminal al dejar sin cabeza paterna a una familia colimense.
Yo, como decimos los Tenaces, con el PAN o con panistas ni aunque nos convenga. Saludos desde por acá, Rogelio.

Comentarios