Los cardenales no van al cielo

Hace unos días el cardenal mexicano Javier Lozano declaró que los homosexuales y los transexuales no irían al cielo. El cardenal mexicano Javier Lozano, por supuesto, vive en un planeta de simios y no sabe que no hay peor cosa que ofenda a Dios que ir en contra del amor al prójimo, que es lo mismo que ir en contra de los homosexuales y los transexuales. Amar al prójimo como a ti mismo es la máxima ley divina y humana de toda religión. De forma que si el cardenal mexicano Javier Lozano es incapaz de amar a los homosexuales y los transexuales como ama a su tía Conchita o a su prima Petronila, que no sabemos si son homosexuales o transexuales, pues entonces no está cumpliendo con el mandato celeste. Así los hechos, una cosa queda clara: es más fácil que los homosexuales y los transexuales amen al cardenal mexicano Javier Lozano que el cardenal mexicano ame a los homosexuales y a los transexuales. ¿Y saben por qué? Porque los homosexuales y los transexuales, cuando decidieron ir en contra de toda impostura religiosa, aman con el único amor posible en este diablo mundo: el amor libre. Aman libremente y sin sentimientos de culpa, que son los sentimientos más desgraciados que pueda haber. ¿Quieres vivir encadenado? ¿Quieres avergonzarte de tus sentimientos y tu cuerpo? ¿Quieres ir de verdad contra la naturaleza divina y humana? ¿Quieres saber cómo te pudre el corazón vivir bajo el imperio de la doble moral? Si lo quieres, sigue las ideas del cardenal mexicano Javier Lozano, que sabe mucho de religión, entiende poco de homosexuales y transexuales y nunca ha visto, tal parece, el verdadero rostro de Dios.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

2 comentarios en “Los cardenales no van al cielo”

Alabo la sencillez con que eres capaz de abordar el tema, sobre todo en estos tiempos en que es urgente fomentar valores humanistas, que nos permitan una mejor convivencia social en la diversidad. Ya se ve qué clase de personas son quienes están a cargo de muchas de las instituciones, padecen de ignorancia o chatez mental que, en cualquier caso, resultan peligrosos.
A la distancia, te sigo con verdadero placer e interés.
Saludos.

Franz Marquez Garcia 15 diciembre ,2009 a las 10:29 am

rogelio, fijate que no sabia lo de este tipo que se hace llamar cardenal,yo no soy nada religioso y en veces soy medio ateo pero tengo bien claro varias cosas en la vida una de ellas es aprender a respetar y dejar vivir a los demas, ya lo dijo una vez el señor Benito Juarez “entre las naciones como entre los individuos el respeto al derecho ageno es la paz” frace que tiene mucha sabiduria, pero pues que va a saber el cardenal si ellos solo son preparados para lavar celebros y no es gente razonal y abierta, y pues la verdad rogelio yo si me voy al infierno o al cielo pues no hay bronca, la neta ninguno de los dos lugares conosco cualquiera me cairia bien, al fin y al cabo no hay mal que dure cien años, mas que las religiones que fanatisan a la gente, que cnste que las religiones no son malas, no señor, las religiones bien llebadas son exelentes, pero como es de esperarse cada quien la practica a su imagen y conveniencia es por eso que existen padres violadores, papas corruptos etc,etc y otro etc, la religion catolica es muy criticada en mexico por que es la de mayor afluencia pero las de mas no cantan mal las rancheras, diria mi abuela, tanbien cojean del mismo pie pero bueno esperemos que el cardenal se confiese y se arrepienta de sus pecados, caigamos en oracion.

Comentarios