Los jóvenes y las drogas

Hace apenas un par de semanas aperció una nota en algunos medios de comunicación de Colima en la cual se alertaba sobre el aumento del número de suicidios entre los jóvenes. Me pareció curioso –y no porque dude de las estadísticas- que entre las causas principales se mencionaran las presiones familiares, las exigencias del mundo contemporáneo, etcétera, y no, como otra causa crucial, el tema de las drogas y los efectos (casi siempre fatales) que su consumo conlleva. Nada ha estado en las últimas semanas entre mis mayores preocupaciones que el tema de los jóvenes y las drogas. Se me ha convertido en una idea obsesiva, y aquellos que saben de esto sabrán también lo que quiero decir con “idea obsesiva”. Y lo ha sido porque no creo que nada sea tan importante en este momento que salvar a la juventud del mundo atroz de las drogas. Yo creo que si pocos datos le han arrojado a las estadísticas los suicidios como consecuencia de la adicción a las drogas será porque ésta es una causa silenciosa, con unos tentáculos invisibles, que están jalando a los jóvenes a la mansión oscura. Es lógico que la guerra contra el narcotráfico está causando estragos en la distribución de la droga, lo que a su vez debe causar crisis en aquellos consumidores sitemáticos, que en lugar de recibir su dosis una o dos veces por semana, digamos, ya no la consiguen sino una o dos veces al mes. Es un ejemplo burdo, es cierto, pero útil, que viene a matizar muchas otras variantes que pueden existir,  entre ellas, claro está, la cuestión de los daños psicológicos. Si juntamos esto con desatención afectiva, problemas en la escuela, tal vez conflictos sentimentales, no tendremos menos que una bomba de tiempo. Me aterra que la juventud esté agonizando de esa manera porque no puedo dejar de ver, al mismo tiempo, un futuro también abismándose, una cortina gruesa que se desploma. Los políticos de todos los niveles, legisladores, maestros de escuelas privadas y públicas, profesores universitarios, servidores públicos, sociedad civil debemos pensar en ese futuro que se nos está cayendo a pedazos. Es verdad que todo lo que se diga al respecto es un lugar común, pero quizá haga falta decirlo hasta el cansancio para que entonces renazca nuevo. Quiero decir que debemos poner énfasis, de fondo, en la  educación, en la información, en la prevención. Por eso, La SEP y la Universidad de Colima, por ejemplo, en coordinación con el Consejo Estatal de Salud Mental y demás instituciones relacionadas con este ámbito, deberían echar a andar una campaña amplia en las escuelas, bachilleratos y facultades de información, prevención y atención  para jóvenes con adicciones. No dudo que se trabaje en eso, pero quisiera que fuera tan fuerte que nadie pasara indiferente a tal campaña. Nadie. El hecho que un joven que tiene el problema de las adicciones pueda acudir a pedir ayuda, y pueda mostrar su deseo de rehabilitarse, y encuentre a las personas adecuadas y capacitadas para darle la atención debida, será parteaguas para nuestro porvenir más inmediato, porque estoy seguro que nadie podrá decir que hemos ganado ninguna guerra contra el narcotráfico si antes hemos perdido la guerra contra las adicciones.

AFmedios

Escribe un comentario en este artículo

8 comentarios en “Los jóvenes y las drogas”

Sin ánimo de ser pesimista, dudo que el problema de las drogas se resuelva con una campaña. Creo más bien que una de las primeras cosas que hay que hacer es desestandarizar la vida de las personas. Mientras haya personas que sienten que su vida ha sido organizada para ellos incluso desde antes del principio de su existencia, habrá clientes para quienes ofrezcan una “realidad alternativa”.

Recuerdo mucho el comentario de un consumidor al escribir estas palabras: “Mientras la realidad no ofrezca nada mejor, habrán drogas”. Es menester, entonces, dar a cada persona la posibilidad de ser quien es y de desarrollar lo que es sin verse limitado social o culturalmente.

Un artículo que podría servir: http://heptagrama.com/como-funciona-adiccion.htm – ¿Cómo funciona la adicción?

Suerte,
Tedel

No me extraña. Hay un plan de exterminio a nivel mundial, y está tan bien montado que lo hacen de 1000 maneras diferentes… ¿todavía no nos hemos enterado porque suena a ciencia ficción?
Pues yo empiezo a creérmelo…
El narcotráfico seguirá existiendo mientras exista la prohibición. Prohibir es sinónimo de morir.

Un saludo

siempre son intersantes sus reflexiones, es muy cierto que los 3 niveles de gobierno luchan contra el narcotrafico, pero como lo menciona no luchan contra las personas que estan sumergidos enlas drogas, que dependen de ellas para andar por le mundo, creo que ahi variois facotres que arrastran al consumo de las drogas, como los que menciona, y agregaria la desintergracion familiar y de ahi que si no tienes un concepto de fsamilia, pues no adquieres principios, y otro que es muy importante el ocio, mientras no canalicemos energias a algo productivo, como deporte, cultura, o actividades para fomentar el incremento de aptitudes y facultades seremos presas de las adicciones

Muy buenas noches Rogelio.
yo cuando veo tus comentarios y tus reflexiones, puedes creerme que me quedo con la boca abierta,porque veo que desde un pais que se podria decir que esta ajeno a la situacion que se vive en colima y en efecto en todo el pais estas al tanto de lo acontesido,pero de verdad que no se necesita estar tan lejos para ver lo que falta en el estado y pais, y sobre todo en sus gobernantes.este tema es muy complejo, y si efectivamente antes de preocuperce por poner policias unicas y gastar el dinero en combatir el narco,,,,osea hacer con esto una guerra como en irak,,,donde se gasto una cantidad exagerada en lugar de acondicionar gimnacios, promover el deporte en unidades de calidad,albercas olimpicas,pistas,y hacer invitaciones y esto con costos de verdad a la mano del ciudadano….no….veo que es mejor gastar gastar y mas gastar en “acabar con el narco”,,,,cuando todos sabemos que es el mismo gobierno quien les da entrada.por tal motivo te invito a que todo eso que piensas y opinas vengas y lo pongas en practica y prometo darte mi voto.

LA MERA VERDAD CONSIDERO QUE LA INFORMACIÓN QUE MANEJAS CON ESA PREOCUPACIÓN, DEBERÍA DE SER UN EJEMPLO PARA CONFORMAR UNA RED EN DEFENZA DE LOS NIÑOS Y LOS JÓVENES, QUIENES AUN TIENEN REMEDIO DE ESTE TERRIBLE MAL DE LAS ADICCIONES EN NUESTRO MEXICO QUERIDO. PERO TAMBIEN HAY QUE ESTAR CONSCIENTE QUE ES UNA LUCHA ARDUA, PERO QUE ALGUIEN DEBE INICIARLA Y TU YA LA INICIASTE ENHORABUENA… CONSIDERENME UN ALIADO CONTRA ESTE FLAGELO. QUEDO A SUS ORDENES.

ahí está no menos lo que acaba de suceder en el Tec de Monterrey de Colima, lamentablemente. Y así vamos. De forma que urge prestar atención a esto. Saludos

Considero que la campaña más importante que se puede realizar es la que se emprenda en nuestra familia, que los padres dediquemos tiempo a nuestros hijos, los observemos y sobre todo conversar con ellos, démosles amor y valores y las drogas no los destruirán.

Créanme cuando les digo que una adicción hace más daño que el narcotrafico mismo… no sólo afecta a la persona adicta si no a todo aquel que lo rodea… yo vivo una situación así, y lo triste de esto que no es con drogas ilegales como cocaína o marihuana, productos caseros son utilizados ahora, estoy de acuerdo que esto es lo primero que hay que atacar, pues mientras haya adictos habrá cabida para el narcotrafico.

Comentarios