Nacho Peralta: subsecretario de comunicaciones

Para nadie en Colima ha sido una sorpresa que Nacho Peralta, ex alcalde capitalino, haya quedado en una posición estratégica dentro del gobierno federal encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto. Sorpresa habría sido que quedara fuera de cualquier cargo, teniendo los antecedentes que se hicieron evidentes durante la campaña electoral. Nacho Peralta es un cercano del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y, además, un político con visión. Nadie duda ya, en realidad, que sea uno de los candidatos serios a la gubernatura de 2015, como lo son también el actual alcalde capitalino, Federico Rangel Hidalgo, o el propio diputado federal Miguel Ángel Aguayo López. Pero no vayamos tan rápido porque para aquel destino faltan tres buenos años y, aunque el tiempo zumba y se despeña, pueden suceder muchas cosas todavía. Desde esta atalaya en la que me encuentro puedo ver claramente que lo peor que le puede pasar a Nacho Peralta es confiarse. Confiar demasiado en la cercanía que tiene con el poder cupular, que no debe alejarlo de las problemáticas de Colima, sino al contrario. De su relación con Diario de Colima, que hoy ya empieza a encenderle incienso al gobierno estatal (aunque de esto hablaré en otra colaboración) y, sobre todo, con Moreno Peña, debe cuidarse más de lo debido, sobre todo ahora que empiezan a congratularse con él. Son los malos del cuento, y eso Nacho Peralta no debe olvidarlo, por el bien suyo y de Colima.  Pero Nacho Peralta también tendrá que demostrar aciertos contundentes dentro de sus funciones en la subsecretaría, principalmente ante el anuncio de que se abrirán dos nuevos canales de televisión que, seguramente, levantarán ámpulas en los dos monopolios televisivos: Televisa y TVAzteca. La presencia de Nacho Peralta en Colima será, insisto, crucial, y tendrá que notarse en los próximos dos años si quiere ser un candidato real para la gubernatura de 2015. No la tiene fácil, pero ciertamente se ve que, por ahora, es el que cuenta con el sendero más despejado.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios