Nota roja III

En su colaboración pasada titulada Cinco muertos en balacera, el director de este periódico, Adalberto Carvajal, decidió referirse a mí a través ahora de “indirectas”. Ignoro por qué, si yo siempre le he puesto nombre a las cosas. Cita en el referido artículo fragmentos de una entrevista realizada al escritor Sergio Rodríguez González para mandarme (y mandarnos) decir, en síntesis, dos cosas: 1) Que soy un alienado de la versión oficial, y por lo tanto quiero tapar la tanta violencia con un dedo y 2) Que hay que hartarnos de violencia porque eso nos hace bien para poder combatirla, cuando en realidad él lo único que desea es sacar a Ecos de la Costa de la crisis de ventas en la que lo ha sumido desde que es director, porque el periódico ya ni siquiera llega a mi casa. Como siempre, la pedagogía de Adalberto Carvajal es previsible y de las que podríamos calificar de engañabobos: utiliza la información que le conviene para sus propios intereses, en este caso aviesos. Yo me pregunto: ¿por qué Adalberto Carvajal, siendo un profesional del periodismo, saca sus referencias de entrevistas y no de artículos de fondo o verdaderas investigaciones científicas? Otra perspectiva nos habría dado si en su artículo hubiera citado a la Dra. Montserrat Quedasa, catedrática de periodismo de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona), quien en su artículo Violencia mediática y reacción social (http://www.ull.es/publicaciones/latina/a1999c/139quesada.htm), entre otras muchas cosas, nos dice refiriéndose a la violencia: “Desde la teoría del periodismo, y desde la práctica profesional de los medios, se acepta como axioma la función que tienen estos de explicar e interpretar la realidad social en la que se inscriben. Entendidos así, no deberíamos responsabilizar al mensajero -los medios- del contenido de los mensajes que transmite: los hechos violentos. Más bien deberíamos asumir que la violencia que se vehicula a través de los medios de comunicación no es más que un reflejo, más o menos fiel, de la violencia real que se da cita en nuestras sociedades modernas. Sin embargo, sí hay un aspecto de esta cuestión cuya responsabilidad compete en exclusiva a los periodistas. Es el cómo se informa de esa realidad violenta, qué cantidad de espacio/tiempo se le dedica para ser ecuánimes con el tratamiento periodístico de la realidad y, sobre todo, con qué grado de detalle se ofrece tal información al público”. Y luego, refiriéndose a las graves consecuencias que esto puede generar en la juventud, real depositaria de nuestro porvenir, agrega: “En el presente, se ha empezado a observar que un porcentaje importante de los niños y adolescentes que han cometido acciones violentas máximas presentan graves trastornos en su personalidad. Este dato se suma al hecho de que habitualmente los menores violentos pertenecen a las clases más desfavorecidas de nuestra sociedad. De alguna manera, la violencia de ficción que ven en la televisión y en el cine y, más allá de estos medios de comunicación tradicionales, también en la música, en las letras de las canciones o en Internet, la comparten o la consumen al tiempo que soportan y/o protagonizan comportamientos violentos”. Como la memoria es imprescindible para la construcción de un presente y un futuro mejores, dejo estos comentarios para que Adalberto Carvajal, director de este periódico, abreve en ellos cada que esté en riesgo de olvidarlos.

Ecos de la Costa

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios