Pedro Zamora Briseño, periodista

        En Colima hay pocos periodistas notables. Dos o tres, a decir verdad. Yo siempre he respetado a Pedro Zamora Briseño, quien dirigió Diario Avanzada y quien ha sido corresponsal de la revista Proceso por muchos años. No tengo duda de que es un profesional del periodismo ni, tampoco, y esto lo digo desde la experiencia personal, un ser humano íntegro. Como periodista, su vertiente es de choque. Ha estado en la trinchera “no oficial”. Difícil, desde ahí, no ser atravesado por una bala.

          Normalmente se acaba abrazado sólo a aquello en lo que se cree, que no es poca cosa. Porque eso es lo más importante: estar del lado de lo que se cree, pese a quien le pesare. La labor periodística de Pedro Zamora lo ha involucrado en duras críticas al gobierno y a nuestra propia alma máter, imprimiendo siempre una versión genuina de la realidad y una  perspectiva valiente de su verdad. Hace unos días Pedro Zamora publicó en su cuenta de Facebook que había sido despedido de la Universidad de Colima, presumiblemente -esa era su conclusión- por la línea de su trabajo periodístico. Propios y ajenos se solidarizaron con él, en abierta aceptación de que se había cometido un acto arbitrario en su contra.

Mi punto de vista es menos maniqueo, y es éste: la Universidad de Colima puede contratar a quien quiera, ese es su derecho. Lo ideal, sí, es que contrate (para el caso de las carreras universitarias) a expertos en sus áreas, principalmente con grados académicos de doctorado, pues la labor investigativa es crucial en este caso y la publicación de los hallazgos a través de artículos académicos o libros especializados es su componente sustancial.

Pedro Zamora es, sin duda, un buen periodista que podría contribuir significativamente en la Facultad de Letras y Comunicación como profesor por horas, pues no cuenta con doctorado, pero, aun así, si la Universidad de Colima decide no contratarlo (por las razones que sean) no comete ninguna injusticia. Tal vez cometió una falta con respecto a los pagos que Pedro Zamora dice no haber recibido en tiempo y forma, pero esto podría resolverse mediante otros cauces y no por la vía de la denuncia pública. Sin embargo, como lo afirmé al principio, estoy seguro que los estudiantes de periodismo de nuestra alma máter se verían beneficiados teniendo a un profesor con la experiencia, el conocimiento y el profesionalismo de Pedro Zamora Briseño, en aquellas áreas en las que tiene probada contribución. Sé por una muy buena fuente que las puertas de nuestra casa de estudios siguen abiertas para él. Ojalá no les dé la espalda.

Escribe un comentario en este artículo

1 comentario en “Pedro Zamora Briseño, periodista”

Mi querido poeta de allende el mar pero muy de por acá,tu opinión siempre respetable ahora me deja perpleja, le das mucho peso a los grados académicos y estoy segura que conoces a muchas personas que DETENTAN grados de doctor obtenidos en universidades “patito” y otras no, académicos que no rebuznan porque la tonada es muy difícil para ellos, yo tengo esa experiencia en varias universidades públicas y privadas de nuestro país.Y no estoy de acuerdo contigo conque la Universidad pública es libre de emplear a quién se le pegue la gana a las autoridades en turno, por supuesto que no, yo como miles y millones de contribuyentes mexicanos tenemos el derecho de que las arcas universitarias se empleen en valores humanos y que formen seres que fortalezcan a nuestro país y que para nada desmerece la excelente pluma ética del ciudadano Pedro Zamora, que aunque no tenga el Doctorado al que aludes, de todas maneras es una persona de la que hay que aprender mucho,yo no tengo el gusto de conocerlo personalmente, nomás lo he leído, sin embargo me indigna que arbitrariamente separen a docentes valiosos de las aulas, solamente porque ejercen la crítica, me molesta leer que tú, mi querido poeta, siempre crítico,siempre lúcido, siempre atinado, ahora veas con cierta tranquilidad ese despido a todas luces innecesario, ya que enflacan más las ideas que ya están magras,vidas llenas de programas televisivos insulsos que promueven la ignorancia supina del auditorio, los jovencitos requieren de maestros como Pedro Zamora aunque no tengan doctorado.Que les propicien la reflexión,el análisis, la crítica y las propuestas para mejorar su entorno.Yo no quiero que pasen estas injusticias, nada de que el periodista no le dé la espalda, la UNIVERSIDAD debe recuperarlo para beneficio de ella.Por lo que yo he leído de este señor, tiene DIGNIDAD y éso merece RESPETO.Por último mi queridísimo novelista, tuve el honor de conocer y tratar a don JUAN RULFO y a JUAN JOSÉ ARREOLA a través de mi amado maestro don ARTURO RIVAS SÁINZ, ellos tres, sabios, cultos, sencillos y maravillosas personas no obtuvieron grados académicos, ni siquiera el de licenciatura.”Cosas veredes Mío Cid…” Besos querido amigo.

Comentarios