Premio GobernArte para el Gobierno de Colima

Prestos a la crítica (la mayoría de las veces insana), nos negamos a cualquier acierto. En nuestra maraña de prejuicios b…uscamos motivos para negarlos, aun cuando sean evidentes. La objetividad, hay que decirlo, se disuelve en los extremos. Por eso: ni el vituperio desmedido ni el exagerado elogio son productivos. En nuestro país parece que todo, ya, es negro o blanco, y esta polarización nos impide el diálogo, primero, y la concreción de acuerdos reales, después. Lo vimos, hace poco, en los posicisionamientos de las fracciones parlamentarias durante el 4to Informe de Gobierno de ejecutivo estatal Mario Anguiano. La fracción priísta (partido al que pertenece el mandatario) se desvivió en loas. La fracción perredista (brazo de radical oposición), en injurias. De ambos posicionamientos se sacó, entonces, poco o nada. El posicionamiento más sensato lo dio el Partido Verde Ecologista, señalando no sólo aciertos y desaciertos, sino además posibles soluciones para ello. Este es el tipo de crítica que realmente le sirve a la administración actual, y la que debe agradecer por propositiva. Digo lo anterior, porque de otra manera, importantes logros como el Premio GobernArte, que el Banco Interamericano de Desarrollo le otorgó recientemente al gobernador Mario Anguiano en la categoría Gobierno Inteligente, allá en Washington, serán puestos innecesariamente bajo tela de duda, cuando no es así. Yo mismo he visitado la página web del Banco Interamericano de Desarrollo y he comprobado la dimensión de este Premio, además de leer no sólo el dictamen que precisa el por qué se le entrega este premio al gobierno de Colima, a través del gobernador Mario Anguiano, sino, sobre todo, la postulación (siete páginas que incluyen anexos y videos) que hiciera Efrén Díaz Castillero, director general del Instituto para la Competitividad de Gobierno del estado, quien (junto con su equipo) merecen una mención especial en este proceso, pues estos son los funcionarios que realmente necesitan el gobierno de Colima y los colimenses. El mandatario estatal debe, seguramente, estar satisfecho con los resultados de su equipo, y más ahora que recibió este importante reconocimiento. Como lo dije al principio: no permitamos que la inquina sepulte logros reales, pero tampoco dejemos de señalar soluciones, y no sólo parloteos, para los desaciertos.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios