Ranking de las universidades mexicanas 2017

Si bien las mediciones sobre la efectividad de la educación (y sobre cualquier cosa) no deben tomarse como una cuestión conclusiva, siempre son importantes para corroborar o no nuestras propias intuiciones, un balance entre lo que nos propusimos hacer y aquello que realmente conseguimos, además de un panorama sobre lo que hemos hecho bien o mal. En el ranking de las universidades mexicanas 2017, se han tomado diversos parámetros de análisis, como son: calidad docente, investigación, prestigio, internacionalización, oferta de posgrado, acreditación e inclusión y diversidad.

Tomando en cuenta estos aspectos (y otros muchos subparámetros) se midieron las universidades de nuestro país y se eligieron las cincuenta mejores. A la Universidad de Colima se le otorgó el lugar número 19 en este año, cuando en el año anterior había estado en el 23, esto es, hubo un avance de cuatro posiciones. Empezando por aquí, ya es una buena noticia, sobre todo si uno considera que en el análisis que se hizo por regiones, nuestra Casa de Estudios se encuentra entre las cinco mejores de Occidente, ocupando el tercer lugar, cuando el año pasado había obtenido el cuarto, subiendo una escala. Las otras universidades de Occidente que ocupan la tabla son la Universidad de Guadalajara (1), Universidad de Guanajuato (2), Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (4) y el Iteso (5).

Dentro de esta misma tabla se indica que donde obtuvo el mejor rendimiento nuestra institución fue en la acreditación, mientras que donde tuvo su peor rendimiento fue en el prestigio, mismo que se evalúa con una visión más que nada empresarial, a través de encuestas telefónicas a encargados de Recursos Humanos de grandes empresas de México y a través también de encuestas online aplicadas a la base de lectores del diario El Economista. El ranking también toma en cuenta el número de profesores de tiempo completo con que cuenta la universidad, la producción de investigación anual, los productos individuales, los programas acreditados por el PNPC de maestría y doctorado, carreras totales, total de alumnos de intercambio, etcétera.

Un análisis de estos resultados con respecto no sólo a otras universidades sino a lo obtenido por la propia universidad en años anteriores, que es lo que realmente nos importaría, podría seguirnos dando la posibilidad de continuar avanzando en estos rankings anuales, a fin de conseguir que, en algún momento, nuestra Casa de Estudios pueda estar entre las mil mejores de Latinoamérica, como lo está la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad Autónoma de Nuevo León, la Universidad de Guadalajara, la UNAM, la Universidad de las Américas, la Universidad Panamericana, Universidad Iberoamericana, el Instituto Politécnico Nacional, el ITAM, la UAM, la Universidad de Monterrey y el Tec de Monterrey, instituciones con un importante reconocimiento en investigación, cuya meta, para nuestro caso, debería estar por encima del 1.0 (considerando que actualmente se encuentra en el 0,8).

Aunque nuestra Casa de Estudios no tendría nada que lamentar de este estudio (el hecho de haber escalado cuatro posiciones es meritorio), es importante hacer un análisis de estos resultados para ver los ámbitos de oportunidad que se deben tomar en cuenta para mejor el próximo año, sobre todo en internacionalización, pues me parece que el porcentaje obtenido no está reflejando realmente el esfuerzo que se está realizando en este rubro.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios