Reforma energética, EZLN y Estados Unidos

De las reformas impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto la que más polémica (e ira) desató en la (fragmentada) izquierda mexicana fue la energética, recientemente aprobada.
Es, en más de un sentido, la madre de todas las reformas, incluida la educativa y financiera.
Mientras en México crecía la resistencia ante una reforma que se abría a la inversión privada (y extranjera), los especialistas de Estados Unidos (alentados por el gobierno mismo) no dejaban de aplaudirla con fevor. Fue, curiosamente, la reforma que más le entusiasmó a nuestro vecino del norte, al grado de que la revista Foreign Policy nombró a Peña Nieto uno de los 100 pensadores más influyentes del mundo, sin saber que Peña Nieto fue incapaz de dar el título de tres de los libros que más lo marcaron en su vida. Nadie sabe qué significa ser “pensador” para la mencionada revista.
Asimismo, Latinvex, de Miami, lo nombró Líder del Año en América Latina por su apertura a la inversión extranjera, lo que acrecentó esta campaña de legitimación del presidente Peña Nieto, aunque sólo fuera convenencieramente.
Aunado a lo anterior, uno de los hombres más cercanos del presidente, Luis Videgaray, fue reconocido hace unos días como el secretario de finanzas Global y Américas 2014 por la revista británica The Banker, esto en virtud de ser el artífice de la ambiciosa reforma financiera.
El año 2013 podría haber terminado (hasta aquí) lleno de juegos de artificio, vivas y hurras por parte del gobierno federal de no ser por otras noticias menos alentadoras. Por ejemplo:
El semanario Zeta registró a fines de octubre casi 20 mil ejecuciones, lo que para Amnistía Internacional fue una “situación trágica” en virtud de la indiferencia mostrada por el gobierno a los derechos humanos. Por otro lado, según el informe “Panorama social 2013”, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), México fue el único país en el que se incrementó la pobreza. Además, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el año pasado pasaron a formar parte de la lista de desempleados 2.6 millones de habitantes más.
Por si esto fuera poco, se celebran en México 20 años del Tratado de Libre Comercio pero, al mismo tiempo, 20 años del alzamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que ha reaparecido para poner de nuevo en evidencia las condiciones deplorables en las que siguen viviendo los indígenas en México, condiciones que con el actual gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, envuelto recientemente en una terrible polémica que evidenció todo lo que despilfarró en una campaña de autopromoción, parecen que no cambiarán.
El 2014 no parece, pues, ser un año esperanzador para México. Sí, en cambio, para Estados Unidos.
Y eso es lo que importa.

Escribe un comentario en este artículo

Comentarios