Silverio Cavazos: retrato hablado

Hay que decirlo así: la violencia tiene mil rostros y ninguno. Trazar un retrato hablado, a estas alturas, es lo que menos importa ya. Es como poner un semáforo en un cruce de peatones en lugar de educar a la ciudadanía para que se detenga cuando un invidente acaba de poner un pie en el arroyo de la calle. Como siempre, en la guerra contra el narcotráfico hemos hecho las cosas al revés. Los culpables son…  Mejor digámoslo así, también: la culpa tiene mil rostros y ninguno. Todos somos culpables, sin excepción. Cada uno pusimos nuestro granito de resentimiento, de odio, de indiferencia, de venganza, de ilegalidad, y esto ha tomado la apariencia del infierno. Es injustificable lo que está haciendo el crimen organizado, es cierto, pero también es injustificable la larga historia de corrupción, violación a nuestro estado de Derecho, truhanerías, etcétera, que lleva sobre la espalda nuestro sistema político, que tampoco, lo hemos visto, ha respetado colores de partido.  Las fronteras se han disuelto y ya no podemos saber qué se originó primero ni cuál se alimenta de cuál: si el narcotráfico del gobierno o el gobierno del narcotráfico.Dar terror saber que, en muchos casos, ambos son una y la misma cosa. Pero: ¿importa ahora eso también? Los extremos, por lo menos en Colima, han terminado de tocarse con el asesinato artero del ex gobernador Silverio Cavazos el domingo pasado. El término de su gobierno, recordémoslo, fue polémico porque su claro compromiso con la democracia estatal lo contrarió con un grupo de poder emergido de su propio partido (PRI), situación que dividió (al partido) casi en dos mitades. Entonces, al término de su mandato, se desataría una campaña sistemática de desprestigio en su contra por enriquecimiento ilícito. Su efigie fue prácticamente colgada y quemada en la plaza pública, y ahora, después de un año, tenemos el resultado final: un cuerpo acribillado afuera de su domicilio. Los motivos que hayan sido, por el simple hecho de tratarse de una vida, son reprochables. Y, por si no fui del todo explícito, lo subrayo con tinta roja: esto no lo merecen ni sus más acérrimos detractores. Pobre de aquel que, en su fuero interno, se haya alborozado con el acontecimiento. Lo repito: no lo merece nadie. Por eso creo que es hora de que los colores de los partidos se diluyan, de que las voluntades se apuntalen a un mismo derrotero, y de que la sociedad toda (cada ciudadano) sepa que aunque hay un barrendero obligado a barrer nuestra ciudad, un barrendero pagado con nuestros impuestos, no por eso tenemos el derecho de tirar la basura en la calle. Todos somos responsables. No sigamos haciendo las cosas al revés, que el mundo está al revés porque nosotros así lo hemos puesto. Más allá de todo lo bueno o lo mano que el hombre puede ser, yo me quedo, como lo he dicho, con la imagen de un Silverio Cavazos que, en las pasadas elecciones, no se arredró ante la furia de los cacicazgos y luchó en todo momento por la democracia. El precio que pagó por eso, sin embargo, me parecerá siempre demasiado alto.

Afmedios

Escribe un comentario en este artículo

17 comentarios en “Silverio Cavazos: retrato hablado”

Muy lamentable el hecho que comentas. Y muy laudable que lo comentes. Me/nos das mucho con ello.

Esperaba con ansia tus comentarios,tan valiosos, y si el precio fué muy alto,ya basta de violencia, yo me pregunto y para que? !!solo seguimos siendo espectadores de butaca!!!!! patético.

estoy muy de acuerdo en su comentario ,pero en lo q no estoy de acuerdo en la manera q nuestro gobernador esta hablando y a la vez desciendo pues el sabes q este crimen no fué hecho por los nartcotraficante ya q ellos no es la manera en q trabajan

estoy de acuerdo en su comentario tan valioso que ha hecho en retrato hablado.Pero en lo q no estoy de acuerdo el los comentarios q hace nuestro gobernador respecto del asesinato del ex Gobernador y despues lo desdice,sabiendo q los narcotraficante no trabajan de esa manera

muy acertados tus comentarios, me ha sorprendido como mucha gente de mi entorno se ha “alegrado” de lo que ha pasado y lo ven como un acto de justicia. Sin embargo creo que el acto de justicia comienza por nosotros mismos suestionando cual es nuestra aportación para la construcción de una sociedad libre y democrática.

Todo asesinato es reprobable, tanto el de una gente importante como es el caso de Silverio, como el de un profesionista como es el caso del Dr. Robles Gil o el de la persona màs humilde e insignificante. Los gobiernos se ven impotentes ante esta triste y lamentable situaciòn. En Colima y todo Mèxico hay nerviosismo, pànico. ¿Cuàndo y dònde pararà èsto? Saludos

Hola, estoy muy de acuerdo con tu comentario, pero tambien tengo mucho miedo, ya no somos el Estado que alguna vez estubimos en primer lugar de seguridad, ya nadien esta seguro, andes o no en malos pasos..

Estoy de acuerdo con lo que mensionas, ya basta de iseguridad!!!
donde quedo la ciudad tranquila de la que tanto presumiamos, sin embargo nada tiene un costo tan alto que deba que pagarse con la propia vida.

Cuando todos y cada uno de los miembros de nuestra sociedad enseñemos dentro y fuera de nuestro hogar, valores como el amor y el respeto a la vida de uno mismo y de los demás.

Los comentarios de la gente en general respecto a la violencia es que “se va a poner mas Feo”…a caso no esta Feo ya el asunto?. El problema es que estamos acostumbrados a MUCHA violencia.

Recordemos que nuestras barreras insuperables son creadas por nuestros lìmites, que existen solo porque nosotros lo creemos, por lo tanto, tomemos conciencia de nuestro modo de pensar pesimista y transformèmoslo en optimista.

LIC. J.REYES FLORES TAPIA 24 noviembre ,2010 a las 10:31 am

HOLA COLEGA ABOGADO BUENOS DIAS ! EN DONDE TE ENCUENTRES SIEMPRE ESTAS BIEN INFORMADO, TE FELICITO POR TU COMENTARIO REFERENTE A LA MUERTE DEL LIC. SILVERIO MI COLEGA, COMPAÑERO DEL FUT VOL Y AMIGO.
SI TIENES INFORMACION REAL, NO LA OFICIAL DE LA MUERTE DEL DR. ROBLES GIL, COMENTALA POR FAVOR. GRACIAS

Completamente de acuerdo con tus comentarios, cada vez es mas degradante para nuestro estado la inseguridad, y tienes toda la razon somos responsables como sociedad de lo que sucede, nosotros como padres tenemos que enseñarles valores y respeto a nuestros hijos.

Saludos y felicitaciones.

Deduzco una respuesta, respecto a la interrogante ¿que factor acabó con la vida del Dr. Robles Gil?, y se me vienen a la mente dos palabras: “ineptitud policiaca”; ineptitud derivada de la falta de profesionalización a los cuerpos policiacos. Mis condolencias a la familia y amigos del Dr. Robles…

Excelente comentario Roger, recibe un cordial saludo desde la Ciudad de Las Palmeras…

Hola Rogelio, gracias por tus comentarios, me agradan y yo tambien estoy en desacuerdo, ahora si, como dicen: ya ahogado el niño, para q tapar el hoyo!, espero que de verdad hagamos conciencia y no tener miedo, “nada es en vano”. Saludos y abrazos.

Rogelio Guedea, estoy completamente de acuerdo contigo en que todos, sin excepción, somos culpables de ese infierno que esta viviendo México. Desde que era pequeño, vi como ese monstruo de la ilegalidad, de la corrupción, de la tranza, del egoismo, crecía y crecía en mi México querido. Ahora ese monstruo esta sembrando el pánico en nuestro país. Si tomo más de un siglo crearlo, tenemos que empezar desde hoy a organizarnos, a educarnos, a cambiar nuestra forma de vida si queremos que nuestros hijos sigan por un camino de justicia, legalidad, fraternidad y paz. ¿Qué no es eso lo que queremos para nuestros hijos y para nosotros? Manos a la obra pues, no esperemos un día mas. Saludos a todos.

Comentarios